Follow by Email

sábado, 2 de abril de 2016



Ayer parecía que estabas allí, te confundí entre la multitud y hasta me pareció trazar tu perfume.
No estabas, pero te colaste en mis pensamientos.
Hay personas que vienen a revolverte la vida. No, no digo una temporada, digo la Vida; en mayúsculas. Son imborrables, son perennes, inmortales, ociosos: aunque no estén.

A veces me apetece recorrerte despacio. Lamerte, que me provoques delirios, provocarlos.
A veces sueño con bailar sobre tu cintura y perderme entre tus gemidos.
A veces incluso, echo de menos que me abraces.
Es el resultado de que alguien sea capaz de removerte, con todo lo que eso conlleva: incluso el jodido "para siempre".
Luego despierto y hago de racional; que si soy pasional me pierdo.
Como siempre. Para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario