Follow by Email

viernes, 29 de abril de 2016

Se le enreda la locura, el no saber hasta cuando puede un alma ser libre. Los vuelcos de sus decisiones, que sólo reconfortan su racionalidad. La falta de respuestas: indomable ante otras artes, la soledad sabe rica pero, a veces, uno es débil y un abrazo pura droga.

Que mi pasado vive cada día recordándome que forma parte de mi presente. Presa fácil para los idilios de sus artes sonámbulas. Puede que mi pluma a veces se quede enganchada, como mi alma que se hace ovillos.

Frida leerte me hace grande, me da altura cuando se entumecen mis alas. Necesito varios sueños encadenados; esta noche tengo frío pero tengo un don: siempre se me pasa.

Me sorprende como pueden convivir tanta fortaleza y sensibilidad en un mismo frasco, supongo que hasta que la mezcla explote o algo así. He vivido toda mi vida luchando sola, no conozco más arma que mis despertares, más aliado que mis lágrimas, más refugio que mis heridas.

Vida no sé qué me traes de nuevo, pero estoy preparada para todo. Las almas libres sólo bajamos el vuelo para llegar más alto y yo pienso zamparme todas las barreras. Todas.


sábado, 2 de abril de 2016



Ayer parecía que estabas allí, te confundí entre la multitud y hasta me pareció trazar tu perfume.
No estabas, pero te colaste en mis pensamientos.
Hay personas que vienen a revolverte la vida. No, no digo una temporada, digo la Vida; en mayúsculas. Son imborrables, son perennes, inmortales, ociosos: aunque no estén.

A veces me apetece recorrerte despacio. Lamerte, que me provoques delirios, provocarlos.
A veces sueño con bailar sobre tu cintura y perderme entre tus gemidos.
A veces incluso, echo de menos que me abraces.
Es el resultado de que alguien sea capaz de removerte, con todo lo que eso conlleva: incluso el jodido "para siempre".
Luego despierto y hago de racional; que si soy pasional me pierdo.
Como siempre. Para siempre.