Follow by Email

domingo, 6 de septiembre de 2015



Maldita mirada la tuya , maldita tú que te vistes de ángel hasta que te desnudas al calor de la noche; sólo para algún privilegiado que olvido que no se debe jugar con la esencia, porque deja el perfume inmortal para siempre en el recuerdo. Tú que mantienes veneno y divinidad en el mismo frasco. Tú que has grabado tus encantos en mis pupilas y ahora estoy ciego, ciego porque solo te veré a ti maldita.

Emborracharme de Jack Daniels al placer de tus encantos, mientras te muerdes el labio y yo enloquezco un poco más. Llévame hasta tus heridas, esas que han cerrado tu corazón para siempre. Quiero ver como es posible deshacerse de tanta locura, asesinar tanta belleza. Regalarme tus instintos, los que no se ven, los que escondes mientras serpenteas tu cintura torturando las distancias. Acaríciame los labios con tu lengua juguetona. Dame de esa saliva que sabe a inocencia y astucia. Dame de ella y no me mires así. Deja de mirarme así porque mañana tendré cada imagen perenne en mi memoria. Como el sin vivir de tus labios, como el tacto de tus dedos y ese contoneo de caderas que se alejan mientras me sonríes picarona. 
Me sonríes mientras aprietas el tacto de tu falda. Y desapareces, como la noche en que te quitaste las alas. 

Será nuestro secreto, mirada de ángel.

1 comentario:

  1. Brutal. Sin duda me quedo con el primer párrafo,
    http://bailandoenlacornisadelpiso23.blogspot.com.es/

    Me encanta la cita de Bukowski de la derecha:)

    ResponderEliminar