Follow by Email

viernes, 3 de julio de 2015


Fui una kamikaze de todos los contigo. Me creí los halagos. Me emborrache de mentiras.
Sigo con la resaca de una desilusión que me ha devorado las ganas que no sean conmigo.
Perdí muchas historias buscando tus ojos, esos que no veían lo importante porque estaban ciegos de ego. Alguien me enseño que aunque entregues el alma sólo vale aquéllo que se ve. Aquello que queda latente en una imagen imperecedera y que pueda comentar el mundo; eso vale más que lo abstracto que te regalaba con cada mirada. Todas esas que jamás aprovechaste, todas las que te perdiste, todas las que se murieron. Se murieron como un trocito de mi entrega, que no siente, no late, está muerta.

Aprendí a estar sola estando contigo. Me salvaste de muchas lagrimas, me hiciste tan fuerte que casi no siento. Gracias, por convertir todo mi amor en esta mierda. Gracias.


No hay comentarios:

Publicar un comentario