Follow by Email

miércoles, 6 de mayo de 2015



Hace tiempo prometí no regalarte el tiempo que para ti resultaba un esfuerzo; hace tiempo prometí no darte más de mi subconsciente, ni de mi consciente, ni de mis sueños. Hoy fui débil, hoy te pensé en aquel vagón camino a casa. Pensé si alguna vez valorarías mis segundos despreciados como enardecías los tuyos no cedidos.

Entonces abro Rayuela: esa joya hecha libro que un día escribió un genio y que hoy leemos a la par dos raras hechas de una sensibilidad ignorada por los tontos. Y lo que es una delicia se convierte en un placer mientras compartimos páginas de camino a casa, y compruebo que existen personas con esa capacidad de expresar, de sentir, de deleitar los simple, de hacer enorme la sencillez. Y pienso que no es justo que llore por quien no ha deseado por encima de su orgullo abrazarme de nuevo hasta destruir de un plumazo rastrojos de flaquezas. Y pienso que he conocido la peculiaridad, que me he enamorado hasta sentir que podía morir de felicidad, que casi he llorado haciendo el amor (aunque haya quien jamás se diera cuenta). Y me acuerdo de la noche vivida hace dos semanas al lado de ella, y de ellos con los que hablamos de Nadja, de Paris y del Universo... Perdimos la cabeza a manos de lo que eriza la piel. Esos amigos que abracé tras una noche de rock en Malasaña, con la certeza de que da igual el tiempo, da igual el espacio. Da igual.

Desde esa noche, todo es un poco más bonito.

Y pienso en ella de nuevo; mientras escribo uno de los pocos whatsapp del día (y qué feliz me siento de no necesitar más). Una semana fea da un cambio radical mientras compartimos un corto, las letras bonitas que solo escribe la inteligencia hecha sensibilidad: mis únicas esperanzas.

Ahora solo quiero Paris contigo. Las dos y esos tejados roídos y llenos de historias, ese barrio de artistas y escritores, el Jazz de Julio acompañando nuestro viaje. Mucho café, vino, y pies descalzos. Hacer historias bonitas: breves o sin fin, pero eternas.

Tú y yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario