Follow by Email

miércoles, 15 de abril de 2015

Historias en una botella


Tus desconfianzas,
tus celos y reproches.

Tus mentiras encubiertas,
mis verdaderas maltratadas de incredibilidad.

Sólo desconfiabas de tu imagen en el espejo.
de tus mensajes encubiertos, 
de tus escondites secretos,
de todo eso que considerabas mio también.

Mis viajes al infinito eran demasiado ciertos.
Mis confesiones reales.
Mis ideas, inocentes.
Mis caricias sinceras...

Fue culpa mía por no dudar de tus dudas.
En tanta sencillez estaba la respuesta,
justo desde el principio, 
Cuando me cubrí de ingenuidad,
exactamente como siempre,
exactamente como ahora.

Próxima Centauri se te quedaba largo,
tú no tienes la culpa.
Ahora lo sé.

No hay comentarios:

Publicar un comentario