Follow by Email

martes, 8 de julio de 2014


Quizás sea como pasear con unos tacones de vértigo de la mano, con los pies desnudos sobre aceras de la capital. Puede compararse a saltar en charcos en días lluviosos, con las calles desiertas,  dominando el mundo al tintineo de la libertad. Podría ser como un baño en una de esas playas con arena nítida y aguas transparentes, sin más alma que la de una misma y sus pensamientos. Sin multitudes, sin perfecciones, sin exigencias ni religiones. El contacto de la naturaleza con la soledad. Tu libro favorito al sol del verano. El abrazo de la persona que quieres, el beso en la nariz de la persona que amas. 
Esa liberación, exaltación de esa felicidad tan desconocida... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario