Follow by Email

sábado, 21 de junio de 2014

Fusionar miradas desde millas de distancia, las sonrisas dicen más que mil palabras. Demasiado estrés entre los fogones, pero percibir tu búsqueda resulta una gozada. 
Te observé después en tu cosmos, ese núcleo distinto, con cierto aura a Rock & Roll, donde se junta gente peculiar y con crónicas interesantes. El blues de las noches de Viernes, con una luz tenue que decora ese rincón que tanto me gusta. Intento descifrar los mundos escritos, esa piel hecha en historias. 

Desde mi nube de confort se despierta un poco de ese interés que solo me crean las reincidencias. Fría como el témpano,  te pierde el álgido comportamiento tras sonrisas dulces y miradas que dicen aquello que no reflejan mis actos. Te pierdo pero no te preocupes, yo también estoy muy perdida. Quizás cuando terminé mi agonía me apetezca mostrarte que solo ataba un volcán en erupción del que normalmente ambos saldríamos en llamas, lo sé por experiencia.

lunes, 16 de junio de 2014



Tardes inesperadas empapan la resaca de nuevas aficiones. Tan adictivas que aplazan brazos escritos con historias para otro momento, por qué ahora la historia la escribiré yo con todo aquéllo que me haga dar vueltas en el Nirvana. El billar se convierte en nuevo divertimento con posturas que mimetizan la elegancia de Paul Newman en El buscavidas, y me divierto, y me lleno de competitividad mientras compartimos cervezas y sonrisas. Después cerraremos los ojos con el sonido de The Black Mud y quizás se nos pondrá la piel de gallina, porque somos muy dados a vibrar con los pequeños detalles. 
Muy encantada de haber perdido a manos de mi maestro y haber pospuesto citas que seguramente no me hubiesen hecho retorcerme a carcajadas.

domingo, 15 de junio de 2014


Si yo estaba tranquila, lo prometo. Había olvidado las noches eternas y la reticencia de tu racionalidad. Juro que ni un baile nupcial hubiese conseguido remover un millón de mariposas y, sin embargo, anoche tuve que cambiar el antifaz envuelto en tormentas lacrimógenas. Reapareces en mis mundos oníricos, torturando mi tranquilidad, y no sé por qué ni con qué pretexto. Pero quieres acecharme donde mi debilidad se torna extrema, mientras al día siguiente, decido coger de nuevo todo mi armamento para seguir labrando mi historia, aunque tú no quieras estar, porque recuerda cielo, tú no me quisiste ahí. Aunque te apetezca zarandearme en sueños.

sábado, 14 de junio de 2014


Resulta que al final es una romántica. Una romántica de esas que discurren en contra de las mareas, a la que le gusta que la veleta enloquezca. La romántica rara, incluso difícil, que vive a galope:, salvaje, libre, pero a pesar de todo ello, una romántica. La demente que si se enamora se quita el corazón para servirlo en plato al que ha conseguido robárselo. Pasa poco, pero cuando le sucede, atente a las consecuencias, porque nunca te querrán igual. Puede que no la comprendas, que no entiendas hacía donde sopla el viento que le da alas, que desconfíes de la mirada que te regala el universo. Pero cuando no tengas ese amor, serás más consciente que nunca de que te quisieron con uñas y dientes, con absoluta devoción y que tú, y solo tú, tuviste todo eso para ti. A borbotones, a toneladas, mientras veías oscuridad al ras del infinito. 

domingo, 8 de junio de 2014



Convertirse en efímero, viajar en la máquina del tiempo y que todo parezca producto de una ensoñación. Lazos invisibles más fuertes que el frío invierno, más fuerte que las heridas. Reírse como si desde aquella tarde en Debod no se hubiesen escrito un millón de libros. Vencer al silencio con una maestría apoteósica, sin esfuerzo, porque no infringe leyes, no molesta.

Disfrutar de lecturas creadas a base de experiencias y el viejo lema "Sex Drugs & Rock n Roll". Menudos "Intensitos" de cuidados, disfrutando de Madness al silencio perenne de la oscuridad de la noche. La música que nació para los zapatos oxford en color camel y aquel flequillo que caía al ras de la frente; acompañada de sonrisas hechas en nubes de locura y vino rosado. Maravillas del hedonismo, al que nos atamos embelesados por una juventud que nos enloquece.

Ser un folla almas es un concepto precioso. Una jodida delicia; como esas que venían desde Brasil.