Follow by Email

sábado, 13 de diciembre de 2014


Intento resguardar mis recuerdos del frío. Puede que diciembre me este resultando demasiado largo, o puede que a millares de distancia la claridad este matando mi perspectiva. Ya no existe el infinito al pronunciar las iniciales, y las páginas de la historia solo devuelven el hedor de la realidad. Los abrazos también existen entre dos personas y un océano: existen en la emoción que se refleja en la voz cuando aún teniéndolo todo no la tienes a ella; pero tienes que querer escuchar la voz. Me baño en dulzura,  y sin embargo, se pone en duda la confianza cuando se desprende transparencia. Las malas palabras no se disculpan y el cariño solo existe a un lado; sin embargo prometo sonrisas regalando la empatia que tan pocas veces he recibido. Los te necesito mueren a manos de la soledad, o del orgullo, o de la no necesidad.  Y mis palabras se evaden en el aleteo de los pájaros que a veces pierden el sentido de la orientación, porque dejan de ser y no quieren escuchar.
Aquí huele a lluvia y a café quemado. El carbón de mis lapices irradia fuego mientras desahogo mi ignorancia en trazos sobre el papel. La delicadeza exhala ideas y frases; sueños y anhelos.
Mis rarezas están hechas de nostalgia, de una sensibilidad pocas veces apreciada y muchas veces discutida. Perder la pureza por creer que no la tienes.

domingo, 7 de diciembre de 2014



Existen bocas que emanan pureza, que salivan dulzura : mordiscos de frutas frescas al cálido aire de agosto. Existen quienes no temen las miradas ajenas y se dejan llevar; aquéllos que saltan los charcos de abril con la misma intensidad con la que lo hacen en noviembre. Los que recrean la calidez del verano sobre el frío intenso de diciembre y no se amedrentan ante el intenso amargor de un café caliente las noches de julio.
Existen quienes se emocionan en un abrazo o al escuchar la rasgada guitarra de ese Hendrix, que en vez de dedos tenía alas con las que  evadirse para siempre en el infinito. Existen quienes además, plasman sus ideas en dibujos que salen del papel, que tienen vida o la acaban teniendo: porque lo importante es dejarse la piel en lo que uno ama y es entonces cuando las peculiaridades cobran sentido, cuando la costumbre deja de serlo y se convierte en vida. Es entonces cuando las horas parecen viajar a la velocidad de la luz y los días dejan de ser losas para tornarse en delicias hechas en segundos.
Existen quienes deciden desnudarse ante el miedo, quienes dejan de ser absorbidos por otros y sus directrices, para irradiar la luz que esconden sus dedos. Existen labios que pronuncian sueños,  almas que luchan por ideales: que no se conforman, que sudan rebeldía, que conocen la empatia y luchan; a pesar de las derrotas. Existen quienes, aún hoy, deciden seguir siendo para no dejar de ser.
Almas que todavía tienen fe, que todavía creen y persisten, que aman y se dejan llevar. Almas que no se venden al mejor postor y son fieles a su autenticidad aunque caminen a manos de la soledad. Almas que traspiran vida.

martes, 4 de noviembre de 2014


Las prisas nos atascan en puestos de trabajo que no complacen nuestras ínfimas expectativas, pero vivimos a todo gas y terminamos tan cansados que tampoco llegamos con ganas de pensarlo. Así que, dejamos pasar la vida. No rechistamos si tenemos en nuestras manos uno de esos aparatos de última generación que ni siquiera usamos decentemente. Títeres de las altas esferas que no utilizan la información para enriquecerse solo para enriquecerlos. Nos volvemos ratas de una sociedad que nos ofrece soma para que no pensemos. Las brigadas internacionales de hoy en día resisten al calor del hogar, con una coca cola en la mano y poniendo comentarios en Facebook. Criticamos, pero nos conformamos si con ello tenemos un poco más de esa sociedad consumista que nos ha hecho fríos, tanto, que latimos de indiferencia hasta para abrazarnos. Las calles no se visten de revolución pacifica sino de consumismo barato. Hoy las personas no miran a los ojos porque sonríen mientras escriben en su iPhone. Y nos perdemos la vida mientras creemos que la vivimos. 

Busco almas repletas de ansias por aprender. Almas con la revolución en la sangre. Personas con ganas de escuchar; tanto que sean capaces de apaciguar ideologías contrarios sin caer en demagogias baratas. Unificar una idea abandonando los bandos que defendemos mientras nos escupen desde altos edificios. Busco almas que prefieran dar un beso a trasmitirlo mediante emoticonos. Almas que no se cansen de continuar las miradas. Almas conformistas e inconformistas al mismo tiempo; que hablen más de sentimientos que de dinero. Almas que se emocionen con una historia y luchen por una idea. Que utilicen el progreso para seguir progresando. Almas que ignoren la ignorancia aunque les aporte lo que ellos consideran "felicidad". 

Campos de vida al ras de la arena, brigadas de oyentes con sed de lucha pero no de violencia. Utopías de un sueño cada vez más lejano. 

lunes, 27 de octubre de 2014


Me gustaba como se escondía en la fila once del cine, tras un tímido moqueo con el que delataba su sensibilidad, y como sonreía entonces, cuando la miraba, como intentando no descubrirse. Me gustaba como buscaba mis manos, como jugaba con ellas mientras dibujaba caricias con su dedo indice. 

Experta en buscar recovecos en los que esconderse; para intentar (casi siempre sin éxito) asustarme. Juro que adoraba ese candor de niña pequeña que tan bien había sabido conservar a pesar de los años, a pesar de las heridas que, seguramente eran más que las de muchas chicas venidas a maduras. Ella sabía ser la más fuerte cuando la ocasión lo requería, muchas no habrían sido capaces de tripular sus tormentas, y ella sin embargo rara vez amanecía sin una sonrisa. 

Maldito genio se gastaba mi flaca. Chillaba como nadie y delataba su inteligencia utilizando las palabras en el orden correcto para hacer daño sin querer hacerlo. Menudo par de idiotas, despertamos guerras que se habrían solucionado con abrazos a tiempo. 

Me gustaba la delicadeza con la que tocaba las cosas y la forma en la que me miraba. Como buscaba mis pies en las noches de frío y la forma con la que se ataba el pelo. La sensualidad con la que escribía a escondidas y lo sexy que me resultaba mientras leía esos libros que tanto me recomendaba mientras se le iluminaba la miraba y me decía que ella quería ser para mi como la protagonista de aquellas novelas. Nunca supo que siempre lo fue.

Echo de menos hasta sus delirios de paz con los que mi pequeña revolucionaria pretendía cambiar el mundo; como si pudiera acabar con todo aquello con chillar las injusticias y llorarlas como lo hacía, sufrirlas como las sufría, vivirlas como lo vivía. Siempre me enfadaba con ella por aquello. Hoy, sin embargo, valoro aquella característica como no supe apreciarlo entonces.  

Ella era diferente, tan distinta que con el tiempo se han acrecentado todas sus peculiaridades haciéndola casi inmortal a mi recuerdo y convirtiéndome en mártir de aquello que no supimos cuidar. Si supieras que aún conservo aquel libro y que te cuido desde el silencio, que todavía guardo tus fragmentos y que, aunque haya pasado el tiempo, sigo echándote de menos mi flaca.

jueves, 2 de octubre de 2014

Mi dulce anarquía...



Porque a veces se me olvida que retozarme entre mis guiones resulta mucho más entretenido. Se me olvida que tengo montañas de palabras amontonadas en cada uno de los rincones de mi subconsciente, y que últimamente, no le hago demasiado caso. Se me olvida que estoy hecha de cafeína, porque sino dejo de existir a eso de las 9:30h; justo cuando ese hombre, llamado jefe, se pasea entre gritos al ras de mi mesa. Ese momento en el que tengo que tener cuidado de que me vea atenta al ordenador, con la mirada fija: impenetrable, casi congelada, muy Orwell...

Parece que da igual que yo haya nacido para pedalear entre bares, o ciudades infinitas; fiel reflejo de la dulzura de Carroll. Da igual que mi personalidad exija un mínimo de libertad al día para saltar entre  utopías y crear. Porque siempre estoy inventando, siempre vuelo por encima de la racionalidad, y  claro, si no tecleo, si no escribo... ¡Muero! Y con ello todas y cada uno de mis quimeras . Aunque sea como ahora, para comenzar en nada y terminar aún peor. Pero es que esto es mi medicina: es mi salvavidas ante este mundo loco de reclusión de la vida, de ahogo de la creatividad a manos del consumo, de asfixia de lo único.

Mis letras, las letras. La música que hace tiempo que solo oigo y no escucho, las fotografías que últimamente solo veo y no observo y mis mundos.
Que siempre fui una maldita nube de cafeína y sentimiento (cafeína porque sino de tanto soñar me duermo). Un huracán que necesita descargar delirios a su manera, aunque sea entre tinta, música o posando entre girasoles, fiel a mi dulce anarquía.

domingo, 28 de septiembre de 2014

Teorías (in)exactas

 Ese delicado instante en el que presientes que un descuido te haría caer al vacío. Que el cielo y el infierno no están tan lejos como parece: exactamente a un solo suspiro.


lunes, 21 de julio de 2014

Pequeño Rock & Roll


Y ahora qué hacer. La antítesis, huracanes de dolor y sin embargo, jura que renacen mariposas al ras de su estomago cuando se acerca. Estaba tranquila en su retiro espiritual, era feliz a manos de su soledad. Había conseguido recomponer desesperanzas, forjando una gélida capa sentimental que le permitía divertirse sin quebraderos; haciéndose inmune al tronar de bombas románticas. No necesitaba nada más que a si misma; ahora es ella esa mujer libre, tan libre que duele al resto. La propietaria de ese lado del que tanto se quejó y, ahora, jura que no lo hizo a posta.

Nunca cuatro palabras resultaron tan letales; capaces de derretir continentes de sentimientos en época glacial. Cuatro palabras...
Te 
echo 
de
menos

¡Bum! La catarsis, huracanes, volcanes que cierran el estomago y te hacen consumir Gin-tonics a la velocidad de la luz. Hacer renacer millares de mariposas en estado de putrefacción...


¿Y ahora que? 

Ella asegura ser capaz de controlar impulsos. Sin embargo, no puede decir que no cuando le ofrece un paseo por Madrid, ese paseo que iba a dar sola. Se deja llevar cuando está a su lado, pero todavía se mantiene su parte herculeana, forjada a golpe de llantos.
Pequeño Rock & Roll nunca quiso ser de nadie ¿cierto?.

domingo, 13 de julio de 2014


Luces de neón, movimientos ondulatorios al ritmo de samba,  su mirada que se fija en el zig zag de sus caderas mientras se ve obligado a acercarse y suplicar piedad. Nebulosas de mundos dispares que, sin embargo, crean atracción, adicción, y fluyen en una sinfonía de diferencias; convirtiéndola en la genialidad producto de las mezclas de matices. 
Poco puede hacer, a pesar de que sienta inquietud por las historias hechas en tinta sobre su cuerpo, poco puede hacer si ha creado una película de resistencia tan gruesa que es incapaz de darse a la reciprocidad.
Esa última vez en la que se hizo agnóstica al desquebrajar su mundo a la espera de la desesperanza. Dicen que en ese frío mes de Abril algo más se fue con aquéllas lágrimas, puede que parte de ese alma que se entregaba a los instintos, o simplemente fueron esos instintos lejanos a un instante, hechos en la búsqueda. No quiere esfuerzos, no quiere perseguir huellas, en todo caso que exploren y rastreen las suyas.
Desde ese día como aquel Turnedo, no quiere que la quieran solo quiere que la abracen; en un abrazo jamás se hizo añicos un corazón.

martes, 8 de julio de 2014


Quizás sea como pasear con unos tacones de vértigo de la mano, con los pies desnudos sobre aceras de la capital. Puede compararse a saltar en charcos en días lluviosos, con las calles desiertas,  dominando el mundo al tintineo de la libertad. Podría ser como un baño en una de esas playas con arena nítida y aguas transparentes, sin más alma que la de una misma y sus pensamientos. Sin multitudes, sin perfecciones, sin exigencias ni religiones. El contacto de la naturaleza con la soledad. Tu libro favorito al sol del verano. El abrazo de la persona que quieres, el beso en la nariz de la persona que amas. 
Esa liberación, exaltación de esa felicidad tan desconocida... 

jueves, 3 de julio de 2014


Los paréntesis acentuados... 
Las noches de desvelos que te atiborran de miedos e inseguridades.
Mi yo que solo quiere rodearse de cosas bonitas. 
Rodearse de Hesse, de Kerouac, de campos de trigo. 
De países desconocidos, de cultura, romperme los esquemas con el bosson de Higgs. 
De pinceles de colores y tratos nocturnos al ras de la luna. 
De reuniones de amigos, de noches en Malasaña, en ese Madrid que nunca duerme. 
Quiero hacerme con una de esas cámaras increíbles para inmortalizar todas las delicias que me rodeen y hacerlas infinitas, inmortales, convertirlas en arte. 
¡Joder! Es que existen tantas maravillas que descubrir, que hacer, que hasta me da vértigo.
Vértigo porque me muero de ganas por vivir, por entregarme a todo aquello que me vuelve loca.
 Cerrar el antes y darle la bienvenida a mi mundo de después. 

sábado, 21 de junio de 2014

Fusionar miradas desde millas de distancia, las sonrisas dicen más que mil palabras. Demasiado estrés entre los fogones, pero percibir tu búsqueda resulta una gozada. 
Te observé después en tu cosmos, ese núcleo distinto, con cierto aura a Rock & Roll, donde se junta gente peculiar y con crónicas interesantes. El blues de las noches de Viernes, con una luz tenue que decora ese rincón que tanto me gusta. Intento descifrar los mundos escritos, esa piel hecha en historias. 

Desde mi nube de confort se despierta un poco de ese interés que solo me crean las reincidencias. Fría como el témpano,  te pierde el álgido comportamiento tras sonrisas dulces y miradas que dicen aquello que no reflejan mis actos. Te pierdo pero no te preocupes, yo también estoy muy perdida. Quizás cuando terminé mi agonía me apetezca mostrarte que solo ataba un volcán en erupción del que normalmente ambos saldríamos en llamas, lo sé por experiencia.

lunes, 16 de junio de 2014



Tardes inesperadas empapan la resaca de nuevas aficiones. Tan adictivas que aplazan brazos escritos con historias para otro momento, por qué ahora la historia la escribiré yo con todo aquéllo que me haga dar vueltas en el Nirvana. El billar se convierte en nuevo divertimento con posturas que mimetizan la elegancia de Paul Newman en El buscavidas, y me divierto, y me lleno de competitividad mientras compartimos cervezas y sonrisas. Después cerraremos los ojos con el sonido de The Black Mud y quizás se nos pondrá la piel de gallina, porque somos muy dados a vibrar con los pequeños detalles. 
Muy encantada de haber perdido a manos de mi maestro y haber pospuesto citas que seguramente no me hubiesen hecho retorcerme a carcajadas.

domingo, 15 de junio de 2014


Si yo estaba tranquila, lo prometo. Había olvidado las noches eternas y la reticencia de tu racionalidad. Juro que ni un baile nupcial hubiese conseguido remover un millón de mariposas y, sin embargo, anoche tuve que cambiar el antifaz envuelto en tormentas lacrimógenas. Reapareces en mis mundos oníricos, torturando mi tranquilidad, y no sé por qué ni con qué pretexto. Pero quieres acecharme donde mi debilidad se torna extrema, mientras al día siguiente, decido coger de nuevo todo mi armamento para seguir labrando mi historia, aunque tú no quieras estar, porque recuerda cielo, tú no me quisiste ahí. Aunque te apetezca zarandearme en sueños.

sábado, 14 de junio de 2014


Resulta que al final es una romántica. Una romántica de esas que discurren en contra de las mareas, a la que le gusta que la veleta enloquezca. La romántica rara, incluso difícil, que vive a galope:, salvaje, libre, pero a pesar de todo ello, una romántica. La demente que si se enamora se quita el corazón para servirlo en plato al que ha conseguido robárselo. Pasa poco, pero cuando le sucede, atente a las consecuencias, porque nunca te querrán igual. Puede que no la comprendas, que no entiendas hacía donde sopla el viento que le da alas, que desconfíes de la mirada que te regala el universo. Pero cuando no tengas ese amor, serás más consciente que nunca de que te quisieron con uñas y dientes, con absoluta devoción y que tú, y solo tú, tuviste todo eso para ti. A borbotones, a toneladas, mientras veías oscuridad al ras del infinito. 

domingo, 8 de junio de 2014



Convertirse en efímero, viajar en la máquina del tiempo y que todo parezca producto de una ensoñación. Lazos invisibles más fuertes que el frío invierno, más fuerte que las heridas. Reírse como si desde aquella tarde en Debod no se hubiesen escrito un millón de libros. Vencer al silencio con una maestría apoteósica, sin esfuerzo, porque no infringe leyes, no molesta.

Disfrutar de lecturas creadas a base de experiencias y el viejo lema "Sex Drugs & Rock n Roll". Menudos "Intensitos" de cuidados, disfrutando de Madness al silencio perenne de la oscuridad de la noche. La música que nació para los zapatos oxford en color camel y aquel flequillo que caía al ras de la frente; acompañada de sonrisas hechas en nubes de locura y vino rosado. Maravillas del hedonismo, al que nos atamos embelesados por una juventud que nos enloquece.

Ser un folla almas es un concepto precioso. Una jodida delicia; como esas que venían desde Brasil.




viernes, 30 de mayo de 2014


Solo ella me lanzaría a la piscina de unos brazos tatuados con la ilusión del mañana no existe. Solo ella te recuerda que eres una Princesa y como tal no esperas en los andenes, en absoluto, te subes a los trenes. Te subes y sientes el viento mientras vuelcas tu cuerpo al ras de la ventanilla. 
Solo ella te pregunta con misma ilusión con la que tu has decidido colgar los zapatos y salir a sentirte de nuevo como una jodida divinidad, aunque sea durante unas horas, pero puedes. 
Solo ella valoraría con esa sensibilidad Madrid un Jueves, tus nervios y ese contoneo de caderas mientras subes las escaleras por delante de él, siempre delante. La sensualidad que tanto ahogue en lágrimas de Viernes se debe desprender solo a través de  brindis rosado. Ella me recuerda que me merezco que me miren como si siempre no fuese suficiente, aunque sea al limite de una sola noche. Ella consigue con pocas palabras que me sienta esa mujer capaz de marcar cada paso con la seguridad y elegancia de un felino, tanto que casi puedo palpar, todavía, su emoción escondida entre tanta masculinidad.
 La sensibilidad de una princesa que es capaz de sentir la rotación de la tierra, ella que entiende a la perfección la recreación de mis sueños, ella que comparte mis nervios y la jodida atracción que nos provoca el vivir en esta noria al borde del abismo y en la que la vida no cabe si no existen vaivenes y mucha ilusión.
Ella es uno de mis tesoros eternos, sin duda alguna.
Mi princesa del Rock & Roll

sábado, 24 de mayo de 2014


El muro de fortaleza que construí a base de sueños y de una dignidad casi heroica sufre ciertos temblores. La enfermedad del miedo, causante de mil guerras lucha por quebrar sus paredes. Ni siquiera los libros que tanto adoro, la música que tanto amo consigue dar consuelo a un corazón cansado de darse a todo, cansado de dar bocanadas de oxigeno que no le corresponden. Sin embargo, a veces me sorprende tanta fortaleza tirando de tanta fragilidad. Me sorprende y me enorgullezco, porque no me rindo y persisto aunque a veces la tiranía de la tristeza me mantenga, como en este caso, una semana en otros mundos. Pero mantengo las esperanzas construidas a base de castillos en el aire, aunque solo yo crea en ellos, pero me vale. Me vale y los peleo como si de ellos dependiese mis latidos, al fin de al cabo es verdad, son ellos los que no me convierten en un ente más entre tanto rebaño.

martes, 20 de mayo de 2014


No me sienta bien desayunar nostalgia; nostalgia de ti o puede que sea de mis sueños. Me suele pasar cuando preparo café caliente que no puede beberse deprisa, que requiere mimo y degustación lenta; café preparado con el amor a los pequeños detalles.

Me siento tan perdida que casi no escucho el eco de mis palabras. Tan perdida que a veces creo que lo mejor sería perderse de verdad, tan lejos: Praga, Paris o algún pueblecito de Irlanda quizás. Allí estarías a tantos kilómetros que tu risa dejaría de resonar en mi cabeza como la puta tortura que ha terminado resultando. Allí, tan lejos, jamás esperaría el blanco nuclear de un coche aparcado en la puerta; no esperaría ni siquiera la llamada de tu recuerdo porque tendría la escusa fabricada a golpe de distancia. Dejaría de esperar  nada de quien me lo quito todo. Allí caminaría descalza entre la hierva seca; no volvería a sanar los golpes para tropezar de nuevo con puntiagudos cristales, reabriendo la herida que parecía sanada. Allí la decepción no mataría mis pasos.

Has asesinado mis mariposas y ahora yacen muertas en mi vientre, dime como me quito tanto dolor. Dímelo tú, se ve que a ti no te duele; tú que pareces vacío por dentro.

sábado, 10 de mayo de 2014

Si tuviera que describirte supongo que sería con sinónimos de todo aquello que me resulta irreconocible. Supongo que sentí que te conocía y de ahí la tormenta; pensé que bailábamos el mismo vals, aunque fuese descompasados. De verdad te vi empapado en harina a mi lado; probando a cocinar cualquier maldita receta desconocida, juntos. Juro que  imaginé el olor a gasolina en mil puertos distintos: con el frío y el calor como testigo; tú y yo como pasajeros. Pensé que la verías a ella, la octogenaria más maravillosa del mundo, y te diría "mi amor, ni se te ocurra quitarte ese pendiente, porque cuando ella te vea sonreír  pensará que no existe un hombre más maravilloso con el que pueda compartir mi vida"

Imaginé que te despertabas mientras yo escribía a oscuras (sabes bien que cuido los detalles y creí que mi mayor detalle eras tú) y al despertar, te acercabas a mi, como cada noche, me besabas y follábamos como solo nosotros podríamos hacerlo (sabes que nunca volverá a ser igual; yo también lo sé).

También me vi regañando a tu lado pero sin poder estar más de media hora lejos el uno del otro; cediendo uno de los dos cada vez, porque pensé que nuestro puto amor era lo suficientemente fiel para venderse al orgullo. Creí que la droga que nos unía era pura, lo suficiente para querer que fuese eterna. Lo suficiente para que me echarás de menos cada nuevo día y de nuevo al cerrar los ojos; tanto que te negases a tenerme lejos. Pero no fue así, y a pesar de que todavía la fragilidad se cuele por mi ventana y en momentos como hoy y me obligue a pensar que no pudo desvanecerse así... La realidad es que aquella noche hacía mucho frío y hoy el calor comienza a teñir mi piel; que el tiempo devora mis ilusiones y me atiborra de desengaño. La verdad es que todas mis idealizaciones a tu lado eran una puta mentira.

viernes, 2 de mayo de 2014


Bailaba Jazz y Blues cuando estaba triste, decía que era la única música que podía bailar cuando se emborracha de dramatismo existencial. Se movía así: con la suavidad y erotismo con el que haces el amor en noches de insomnio, elevaba uno de los brazos mientras lo hacía descender despacio, con movimientos ondulatorios;  movía las caderas con la elegancia con la que piden guerra las bailarina de un cabaret, con ese poderoso swing que ganaba adeptos en garitos de la capital; donde se olvidaba del mundo colgada de un ron al son de su sensualidad. Allí donde se dejaba llevar por el amor a la juventud efímera que le encantaba zamparse a dos manos; aunque de vez en cuando su mirada echará de menos abrazos rotos. Pero ella jamás se rendía a la tristeza, y cogía aire, profundamente, para después evadirse de las decepciones entre risas y contorsiones infinitas, mientras se follaba la noche con el corazón en la mano derecha y la cabeza en su sitio, porque le pasaba con todas sus pasiones igual: entregando el corazón aunque se pierda por el camino. Pero la vida es demasiado corta para no vivir con pasión ¡Y que le jodan al resto! Que le jodan a lo racional, a los caparazones y las pompas de cristal que te protegen de todo hasta de la bendita locura sentimental. Que todas las maravillas tienen su sabor agridulce y es eso lo que las hace especiales; si luego hay que sufrir pues entonces que sea ahora que como dijo el genio Gabo "Aprovecha ahora que eres joven para sufrir todo lo que puedas, que estas cosas no duran toda la vida"

sábado, 26 de abril de 2014

Comparte tu vida solo con aquella persona que no dude en que afrontar mil batallas será recompensado solo con que estés a su lado al cerrar los ojos. Eso es lo que se merecen los que se entregan. Solo eso.

martes, 22 de abril de 2014

miércoles, 16 de abril de 2014



"Lo que mucha gente llama amar consiste en elegir a una mujer y casarse con ella. La eligen, te lo juro, los he visto. Como si se pudiese elegir en el amor, como si no fuera un rayo que te parte los huesos y te deja estaqueado en la mitad del patio. Vos dirás que la eligen porque-la-aman, yo creo que es al revés. A Beatriz no se la elige, a Julieta no se la elige. Vos no elegís la lluvia que te va a calar hasta los huesos cuando salís de un concierto." 

Julio Cortázar

miércoles, 9 de abril de 2014


Tenue, vidrio sin cristalizar, frágil como cristal de bohemia pero capaz de mimetizarse con Tri-estatal. Contradicción constante que se balancea entre sueños hilados con sentimientos imparables; imposible cuando se nace sudando amor, cuando se nace para amar todo aquello que se desea, para entregarse a cada jodido minuto de un placer, incluso de un dolor. Vino a este mundo para reír y llorar cada dulce y amarga oportunidad, para vivir cada instante y arriesgar cada segundo. Para saborear la acidez de la sangre, el ardor de la derrota y el triunfo que se escribe con los pellizcos de la paciencia. Atrapada entre el Hedonismo de su sensualidad, de la sensibilidad que vive corriendo por sus venas al compás de la sístole y la diástole y el Estoicismo de la parte racional que casi condiciona sus latidos por la sin razón de saber, que un día, de tanto sentir, puede desplomarse en un suspiro; que puede morir de amor, de la pasión por una idea, una justicia, un sueño o lo peor de todo; de un hombre.

sábado, 5 de abril de 2014


Y las falacias fueron verdades, y las pesadillas se convirtieron en realidades. Y la primavera se torno gélido Invierno y la mañana se hizo noche al "tictac" de la rapidez de sus latidos. La confianza ciega encontró las respuestas para sentirse perdida entre tanta palabras desordenada, para encontrar razones a tanta estupidez. Para encontrarle el sentido a lo que no lo tenía.

No le queda nada más que respirar a trompicones mientras lucha por encontrarse y se esfuerza en quemar toda la confianza que todavía le queda. Porque todavía confía... Será que ni los jirones del alma, ni con las heridas aprendes... Será que ni el frío total ni la dejadez más absoluta consigue enfriarte. Demasiado corazón para tan pocos huesos. Demasiado...

miércoles, 2 de abril de 2014

True love

“Les costaba ponerse de acuerdo. De hecho, rara vez estaban de acuerdo. Discutían todo el tiempo y se desafiaban todos los días. Pero a pesar de sus diferencias tenían algo importante en común: estaban locos el uno por el otro. 

miércoles, 26 de marzo de 2014

Amargo despertar.


Esperaba bajo las sabanas el olor a niña que escondía en la suavidad de la piel que tanto le gustaba. Esperaba despertar junto a ella, meter las manos por debajo de la camisa que tenía por costumbre robarle, acariciar el terciopelo de una piel impoluta, y terminar haciéndola gemir. Follarla o mejor dicho hacerle el amor; porque a ella le haría el amor, por y para siempre.  Comenzó a tantear el lado derecho de la cama. "Un poco más arriba quizás, o puede que tenga la cabeza más pegada al extremo de la cama" pensaba mientras decidía frotarse los ojos para abrirlos bien y encontrarla, y fue entonces cuando vio vacío el lado derecho de la cama y recordó con casi una punzada en el corazón que ella ya no estaba. Se dio cuenta de que no estaría; porque la había dejado ir: él y su maldito orgullo.







domingo, 23 de marzo de 2014

Dulcinea.


Se esconde tras versos en tinta blanca. La decepción cohíbe las palabras las respuestas descifradas en sonambulismo forzados y depresiones fundidas en lágrimas de Viernes. Ceguera creada en sonrisas y promesas de humo que solo enardecen su sensibilidad y adictiva locura.
El Rojo de los acordes le hace coger impulso en noches inesperadas; a golpe del tintineo de una guitarra que resulta imperceptible en miradas y silencios lascivos. Entonces la libertad  se inyecta en sangre para regalar el amor propio que había olvidado. La pasión escrita en sus genes, a golpe de bucles que oscilan entre la seguridad femenina y la ingenuidad: los dotes de quienes manejan con maestría danzas seguras y poses que despiertan debilidades ajenas. Qué fuerte podrías ser y que débil te tornas cuando algún valiente consigue calar aquel corazón. 
Maldita dulzura la tuya incluso cuando te enamoras y pierdas casi el control de tus pucheros caprichosos. El yin y yang ondulante entre ángel y fuego que despiertan obsesión y locura; o eso le mencionaron una vez. Pero Dulcinea a veces se olvida de lo que es capaz y quizás ese sea el secreto, quizás ese sea su terrible encanto.
 Shhhhhhhhh..........


lunes, 17 de marzo de 2014

Wild thing


Despreciaron mis noches en vela, mis aletargamientos soñadores, mi despertar perezoso.
Desayunos con sabor a no te vayas nunca y vuelve a comerme con los ojos. Follarme con la mirada, como lo haría ese desconocido al que miras con malos humos por atreverse y ya, sin más. ¡Devorame tú joder!

Aprendí a no volver a cometer los mismos fallos, decidí que nunca más dejaría abrazos en la maleta, que los llevaría puestos. ¡Ay! Querido tú, si supieras que no supo valorarlo...

He decidido que no me merezco vivir esperando y he aprendido que la vida acaba tirando hasta los muros más altos, aunque normalmente tarde. Ya no espero, mi vida no se merece capítulos en blanco por quien no supo apreciar mis líneas, mis alti, mis bajos, mi sexo, mi entrega, mis chistes malos, mis arranques justicieros, mi rebeldía, mi transparencia, mi yo...

Merezco un loco que viva cada instante como si terminase su vida en 3... 2... 1. 
Merezco que me demuestren con hechos lo que no se puede escribir con palabras
Merezco crear y vivir por y para mi. 

Ahora solo somos yo y mis sueños.

Uhmmmm....

3.....
        2....
              1....

Bum!!!!



domingo, 9 de marzo de 2014

Escribe, escribe hasta sudar maldita tinta negra por cada poro de tu piel envenenada de dramatismo barato. Suda cada jodida palabra, cada sentimientos atrapado. Exime la banalidad del mundo en un palabra, arrancala de ti como si se tratase de un virus infeccioso, o le matas o te destruye. Te convierte en esa puta mierda que tanto odias, en ese conformismo anticipado del miedo. Te conviertes en la ramera de tu propio destino; sacando de quicio cada posible desdicha, vendiendo al mejor postor algo más que un coño podrido de tanta entrega.  Escribe y mata; mata y sobrevive. Haz resurgir tus sueños, dales el salvavidas y deja que floten. Por paradójico que suene, por terrible que parezca, ningún sueño te sorprenderá nunca más que la realidad que te espera, siempre y cuando tengas bien controlado el miedo.
Sueña y no te vendes a la hipocresía de la sociedad consumista. Consumista de soñadores que quedan apelotonados ante la cola del paro, drogados del soma de Huxley o de entretenimiento hecho en televisores y en información alterada para que la disfrutes, la sigas fielmente y te conformes. No dejes que "Los Hombres Grises" te hagan creer que el ejercito de tus sueños no puede zamparse camiones repletos de billetes verdes, porque sí que puedes. Puedes si quieres, el criterio y la cultura todavía no han podido ser vendidos.

miércoles, 12 de febrero de 2014


"No te enamores de una mujer que lee, de una mujer que siente demasiado, de una mujer que escribe.
No te enamores de una mujer culta, maga, delirante, loca. 

No te enamores de una mujer que piensa, que sabe lo que sabe y además sabe volar; una mujer segura de sí misma. 
No te enamores de una mujer que se ríe o llora haciendo el amor, que sabe convertir en espíritu su carne; y mucho menos de una que ame la poesía (esas son las más peligrosas) o que se quede media hora contemplando una pintura y no sepa vivir sin la música. No te enamores de una mujer a la que le interese la política y que sea rebelde y tenga un inmenso horror por las injusticias. Una a la que no le guste para nada ver televisión. Ni de una mujer que es bella sin importar las características de su cara y de su cuerpo. No te enamores de una mujer intensa, lúdica y lúcida e irreverente. No quieras enamorarte de una mujer así. Porque cuando te enamoras de una mujer como esa, se quede ella contigo o no, te ame ella o no, de ella, de una mujer así, JAMÁS se regresa..."


Martha Rivera Garrido.

domingo, 9 de febrero de 2014

"Se esforzaba por volverse indispensable, por amarme con tal devoción, con tal sacrificio de sí misma, que el pasado quedara aniquilado. No lo hacía deliberadamente. Ni siquiera era consciente de lo que hacía, pero se aferraba a mi desesperadamente, tanto, que, cuando lo pienso ahora, se me saltan las lágrimas, porque no era necesario: yo la necesitaba todavía más que ella a mí"

Sexus Henry Miller

jueves, 6 de febrero de 2014




"Las niñas bonitas siempre son las que están más tristes porque saben que hay más tíos 
dispuestos a hacerles daño"


Ray Loriga

sábado, 25 de enero de 2014

Libertad



Llenar el escritorio de tazas con té y café a medias, tremenda manía la mía de dejar las cosas sin terminar. Supongo que cualquier entendido en la materia del subconsciente, psicoanalista o derivados podría dibujar un perfil de mi personalidad con esos pequeños detalles del día a día.

A lo que iba, una nueva mesita en otra ciudad, aunque el centro tampoco estaría mal, repleta de Bukowski, Miller, Ray, Kerouac... También algún que otro libro de amplias dimensiones sobre la fotografía de Helmut Newton o Mario Testino. Ese lado canalla y sexual, probablemente bastante lejano a la fotografía del segundo, pero ambos se me antojan elegantes desde puntos muy dispares. 

Una ventana muy grande, nada de persianas que impidan que entre la luz del sol o que me quiten la visión de esa ciudad tan mágica que me acogerá por unos meses, puede que unos años pero dudo que para siempre. Me declaro fan de la vida nómada, nada me da más miedo que la estabilidad de un hogar "para siempre". 

Habrá un cubilete con lapices de todas las durezas, porque tendré que volver a dibujar y a buscar en cada trazo el sombreado adecuado, he perdido práctica, pero se me sigue yendo la olla cuando muy de vez en cuando me dejo llevar, y si algo he aprendido es que lo más importante es no perder la pasión por aquello que haces. Me muero de ganas por aprender fotografía, así que en la mesita de mi futuro hogar no faltara una de esas cámaras profesionales, con la que me costará hacerme el principio, pero que cuando consiga domar hará que todo aquello que me parezca bonito se convierta en inmortal. 

Escribir, que jodido placer. Escribir como una loca, a la hora que sea, cuando a la inspiración le de la gana de despertarse, sin miedo al despertador o a las obligaciones de unos estudios malditos. ¿Qué mierda se me paso por la cabeza para estudiar una Ingeniería? Vale que adoro la relatividad de Einstein, las teorías de Hawking, que me hablas de genética o medicina y me emociono aunque no tenga ni idea de ello. Adoro la ciencia, pero me confundí de rama "mis Telecomunicaciones" no son lo mío... Están haciendo que a la gente se nos vaya la cabeza, tenemos tanto que cada vez disfrutamos menos... Y eso no es culpa de los avances, es culpa nuestra que no sabemos usar la gran ventaja que tenemos de manera adecuada. Ni una cena entre amigos se convierte en interesante cuando giras la cabeza y ves al mundo con la mirada fija en su dispositivo electrónico de última generación. Vivimos esclavos de las relaciones humanos y sin embargo estamos olvidando disfrutar de ellas. Pendiente de lo que nos dice Fulanito desde no sé donde, descuidando a la persona que tenemos en frente, dejando de mirarla a los ojos para embobarnos con un dispositivo frío, muy frío...

Es demasiado ajeno a mi. Tantos años y sigo sin sentir placer al hablar de ello. Es la razón por que muero de ganas por terminar, de cerrar este episodio de mi vida y dedicarme a todo aquello que amo, de ser una nómada en busca de mis sueños...