Follow by Email

jueves, 25 de julio de 2013


Se libera en los recovecos del subconsciente; eximiendo endorfinas y toda clase de sustancias narcóticas y excitantes, ambas por igual y a partes iguales. Energética y caprichosa. Sustancias alucinógenas las que libero al son de tu contagioso swing. Eres la droga del calor que vive entre mis piernas, eres mucho más que aquella canción, eres la sonrisa contagiosa tras un cabreo momentáneo. Eres un baño caliente con dulce compañía al ras de mi espalda, donde se despiertan tus ansias y se malcrían mis vicios; allí donde jamás existió el desierto a las ordenes de tus pensamientos.