Follow by Email

miércoles, 22 de mayo de 2013


Siempre fue consciente de que su lado creativo fue hecho trizas tras una elección ajena a su realidad, pero que deleitaba las expectativas de quienes le rodeaban. Precisamente lo hablaba con él; la inseguridad creada en su propio hogar había delimitado su brillo, no con malas intenciones, pero la realidad era esa.
Sin embargo, no se puede enjaular por siempre a un animal que ha nacido para ser libre, no se puede porque moriría de pena. Es consciente de que toca terminar una etapa; después perseguirá sus sueños, aunque tenga que ir descalza recorriendo un mundo lleno de espinas. Sangrará, y llorara lagrimas de cristal a cada paso, pero nunca la sangre será tan dulce, nunca el dolor será tan placentero...