Follow by Email

lunes, 14 de enero de 2013




La miraba con cierta ternura, así, desde lo lejos. En un anonimato que le dolía en exceso pero ante el que se veía incapaz de plantar cara. Le gustaba la sutil elegancia con la que marcaba el paso, a pesar de llevar siempre una torre de libros entre los brazos. Tan delicada, aunque siempre pareciese angustiada por llegar al Aulario más lejano de la facultad. De esas chicas cuya belleza gana importancia con el tiempo. El primer día que la ves notas cierta guapura indudable, pero cuanto más se cruzaban en la lejanía de algún pasillo, más detalles fantásticos vislumbraba en su frágil figura. Un ligero lunar en la parte superior del labio, esa manera tan dulce que tenía de sonreír, la forma con la que se le sonrosaban las mejillas ante el calor y el frío. 

No era la perfección de unos rasgos lo que le hacía dueña de su belleza, tampoco era producto de vestimentas caras  ni varias horas frente al espejo. Era su sencillez lo que la hacía bonita, esas pintas desastrosas con las que, aun así, resultaba elegante. La forma con la que abría uno de esos libros que intensificaban el ya excesivo peso de sus apuntes. Como se recogía las gafas al leer, mientras sonreía o se emocionaba con cada página, importándole muy poco el bullicio o las miradas curiosas de los demás alumnos.
Comenzó a admirarla en secreto, le resultaba imposible no levantar la mirada para observarla cuando coincidían en aquella cafetería, no podía evitar fisgonear el título de su última adquisición literaria.

Suponía que era normal sentir cierta admiración ante otra mujer desconocida, a pesar de los aburridos y retrógrados discursos sobre la maldad de la mujer con las de su mismo género. Sus amigas y su novio comentaban a menudo sobre ella. Lejos de despertarla celos, aquello acrecentaba aún más su extraña fascinación. Pronto se percato de que su deslumbramiento no era otra cosa que amor. Por fin se dio cuenta de que a pesar de que le gustaban los hombres, por primera vez, se había enamorado de una mujer. 

2 comentarios: