Follow by Email

domingo, 27 de enero de 2013


Fue una jodida delicia atiborrarme a tu lado de juventud en estado puro. Los dos, sin nadie más. Rodeados de la multitud, pero creando un halo de perfección imposible de ser destruido por el resto. Exhalando Jägermeister en cada baile. Divirtiéndonos sin limites. Colgados de miradas cómplices, sin reglas, sin formalidades absurdas. Me llevas a tu mundo, me lo muestras, me lo regalas. Me demuestras que a tu lado la felicidad es un estado continuo, que no tenemos más limites que los que nosotros fijemos. 

Una vez más, un absoluto placer sujeto a tu presencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario