Follow by Email

jueves, 3 de enero de 2013


Finalizó un 2012 cargado de sensaciones, de vivencias, de anécdotas. Un año intenso repleto de experiencias delirantes, de noches de regreso entre lágrimas invisibles. Un cumpleaños que prometía ser uno de los más triste y que se convirtió en uno de los mejores, gracias a ellos. De abrazos cómplices con David, compartiendo por primera vez algo más que una amistad, compartiendo un dolor diferente pero que en ciertos aspectos nos otorgaba una sensación secuaz. Un verano con sabor a rock and roll y en el que me sacie de ellas con unas ganas infinitas. Tener la sensación de una felicidad desconocida y después ser consciente que era incapaz de sentir. Notar después como nadie era capaz de saciar mis inquietudes. Encuentros debidos al azar que después volvían a quebrar un corazón gélido. Quererme lo suficiente para negarme a mi suerte y permitir así conocerle. Solo el consiguió ilusionarme de nuevo y matar de un golpe mis miedos.

He aprendido muchas cosas. He aprendido que los miedos solo arrancan de cuajo los sueños, que por miedo te pierdes grandes aventuras. He aprendido que es mejor arrepentirse por haber luchado que no por no haberlo intentado. He aprendido que uno de los amores más gigantes es el de los amigos, porque ellos no se cansan de ti y serán ellos quienes estén a tu lado cuando aquel por el que hubieses dado todo ha dejado de quererte sin más. Sí, así funciona la sociedad apatica de hoy en día. Hoy lo eres todo para mi, mañana serás un mero trámite, alguien que estuvo ahí pero que ya no tiene importancia. Según que circunstancias, no puedo entenderlo, me parece deleznable, pero he aprendido que eso es lo normal y no lo mio. Así que en los años que vendrán, asumiré que ocurre, que es corriente para el resto.
He aprendido que la felicidad con alguien no la da una lista de requisitos, que la felicidad es la capacidad de ponerse en el lugar de otra persona y reciprocidad.

He aprendido que la vida esta llena de oportunidades, que solo tenemos que ir con los ojos muy abiertos para ser capaz de verlas y apreciarlas, porque hoy no tiene que ser el fin y mañana puede ser una sorpresa, una sorpresa que no pienso perderme. ¡Feliz 2013!

1 comentario:

  1. Y en 2013 se seguiran aprendiendo muchas mas cosas!!!!
    Feliz 2013

    ResponderEliminar