Follow by Email

martes, 22 de enero de 2013

La huída

Estalla dentro de si misma y corre. Aterrada por el frío, con el único propósito de huir, se adentra en un laberinto. Las ramas hieren su piel, pero ella es incapaz de detenerse. Llora asustada mientras revolotea incesante entre mil caminos. Los pensamientos le torturan, los recuerdos le fustigan.  Perdida entre sus huellas, inalcanzable , insoluble, insensata.

Comienza a llover. De forma idéntica a esa, la última vez. Se desvanecen las huellas debido al creciente chapoteo. Cae, desolada y se arrincona entre dos árboles.

-Alguien vendrá a recogerme- se convence mientras intenta resguardarse del gélido viento.


No hay comentarios:

Publicar un comentario