Follow by Email

jueves, 29 de noviembre de 2012


Aletargada, con un ojo abierto y el otro en proceso, repaso la redes sociales sin levantarme todavía de la cama (beneficios o no de las nuevas tecnologías). Como casi siempre nada que consiga cautivarme, hasta que aparece una foto subida por él. Una de esas personas con la que te une cierta pasión por aprender, por la lectura, por la cultura en general. No tengo claro si podría llamarle amigo, pero sé que podríamos llegar a ser inseparables porque ambos nos emocionamos con ese tipo de conversaciones fuera de lo convencional.
Se trata de una foto del manifiesto surrealista de Breton a la que añade unas líneas del mismo "Querida imaginación, lo que más valoro de ti es que no perdonas". Enseguida me muero de ganas de buscar ese manifiesto, de leerlo, de abastecer mi curiosidad, y gracias a las nuevas tecnologías me permito el lujo de hacerlo desde mi mullida cama, ahora con los dos ojos abiertos como platos. Empiezo a leer tranquila y mi pasión crece por segundos. Tengo que parar, me convenzo, me obligo. Mañana tengo una reunión importante, debo estudiar. ¡Maldita carrera insulsa! Me robas el tiempo para aquello que más amo.
Lo añado a esa lista con prisas que encabeza Nietzsche, me muerdo las uñas. ¡Qué ganas! Y que ganas también de un café con Ruben y si se añade Al ya puede ser pura droga para los sentidos. Eruditos edulcorados con una sensibilidad abismal, que hacen de una tarde cualquiera una fiesta sin precedentes.
Qué suerte la mía de poder contar con ellos en esta sociedad superflua.
Buena mañana de Jueves.

sábado, 24 de noviembre de 2012


-Si fuese un hombre enloquecería por una mujer así. Sensual, pero elegante y fina a la vez. 
-Opino lo mismo. Por eso me encantas tú.

Me haces sentir única y especial. Aceleras este corazón helado.
Me estas ganando y no es fácil, no es nada fácil.

martes, 6 de noviembre de 2012



Dos años han sido los que han separado mil momentos juntas. Dos años y mil anécdotas y mal entendidos. Dos años en los que hemos llorado cada una en su rincón, construyendo esa impenetrable barrera de orgullo, de un daño que forjo con ansía y rabia un muro entre ambas cada vez más alto. Un muro que acabo nublando la visión que nos hacía grandes. Un muro que termino por desvincularnos y hacernos inmunes a  la distancia que crecía entre nosotras, cada vez más grande, cada vez más imposible, cada vez más.

Cosimos con esmero un abrigo de ignorancia y reproches que solo daba más frío  Pensábamos que eso calmaría el dolor de un corazón entumecido, pensábamos inútilmente que daría calor y estabilidad, pero sólo genero más frío, un frío que, a largo plazo, acabo por congelar la amistad.

Y cuando pensábamos que ya no habría vuelta atrás, cuando creíamos que lo habíamos perdido para siempre, una frase me hizo recordar que nos queríamos demasiado. Que era mucho lo que habíamos vivido juntas y eso debía de ser suficiente para ser por una vez, sinceras la una con la otra.

Hoy hemos hablamos tras dos años. Hoy hemos dejado que ese corazón entumecido se desnude. Hoy hemos arrancado una a una, las espinas que creaban yagas infecciosas que, a pesar del tiempo, seguían matando la amistad. Hoy hemos dejado que la transparencia crease una atmósfera entre nosotras y no ha sido en vano, creo que no ha sido en vano, ojala no sea en vano.

Porque te quise y ¿sabes qué? Pues que te quiero.


viernes, 2 de noviembre de 2012



Quiero perder la cabeza contigo aunque seamos tan dispares, aunque seamos la antítesis  Tus defectos comienzan a convertirse en la mejor de tus virtudes, tus abrazos me dejan sin aliento, me hacen gigante .
Sabes conducir esta montaña rusa. Puede que sea madurez, no lo sé, pero cuando me entran mis arranques de histeria y de niña caprichosa sabes que son por inseguridades o miedos y lo apaciguas con una maestría asombrosa. Si comienzo a cabrearme consigues hacerme reír y entonces, como por arte de magia, se me olvida todo y reímos juntos. Estas logrando lo que consideraba imposible, y no sé el camino ni hacia donde va, solo sé que después de mucho tiempo has conseguido que crea en algo más allá de mi misma y mi pequeña burbuja, has conseguido que comience a creer en ti.