Follow by Email

domingo, 28 de octubre de 2012


Y cogió su pluma dispuesta a abandonarse a sus más sinceros impulsos. Un subconsciente que abrazaba cada trazado en el papel como enloquecido por un huracán de sensibilidad que bloquea las palabras, pero sin embargo, hechiza la escritura donde se desnuda a sus anchas. Sin más miedo que el de una mala puntuación o fallo ortográfico.

Así es feliz en su mundo de sueños y libros, en su juego de palabras desordenadas y sus matices. En las reflexiones de su día a día y sus análisis de los mil porque que invaden a menudo su innata curiosidad. Incapaz de abandonarse a la tranquilidad donde se siente segura pero infeliz.

Amante de la escritura real de Bukowski o Miller, de su tremenda obscenidad ante el papel.

Se niega a vivir de una forma lineal porque cree que la vida no debe ser más aburrida que las historias de los libros que tanto le gustan. Porque sabe que existe mundo más allá y le produce terror acurrucarse en una vida tranquila que deje de alimentar su singularidad. Porque cree firmemente que los sueños si pueden ser creados en la imaginación pueden hacerse realidad, por eso se niega por completo a la rutina. Quiere seguir soñando y vivir sus sueños y ante eso nadie podrá pararla jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario