Follow by Email

viernes, 12 de octubre de 2012


Le siento colocar su pequeñita cabecita en mi regazo, hacerse mil huecos entre una cama no demasiado grande. Abro los ojos y allí están  mis dos tesoros durmiendo conmigo, y enseguida sé que la felicidad la componen esos pequeños detalles.

No hay comentarios:

Publicar un comentario