Follow by Email

jueves, 9 de agosto de 2012


Una vez pude disfrutar de un cielo limpio y lleno de estrellas, fue a su lado y fue uno de sus enormes regalos.   Hoy lo hablaba con un amigo, mientras manteníamos esas charlas tan raras que a los dos nos gustan y recordaba que una vez pude vivir ese instante mágico con él, en Miño. Ese instante especial que vivirá inmortal en mi retina siempre que quiera regocijarme en su recuerdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario