Follow by Email

miércoles, 22 de agosto de 2012

Carta a los atrevidos.


Puede que lleves razón, puede que tenga cara de buena, pero hazme caso, no te miento cuando digo que es mejor que no te acerques a mi. Solo podré romperte el corazón. No quieras que te quiera, no sé hacerlo. Me dejé el corazón tirado por ahí. Creo que no quiere venir conmigo. Creo que todavía no ha olvidado. 
Estoy vacía cielo. Soy un cuerpo que disfruta de la vida sin reparos, pero no siente. Nunca haré daño si puedo evitarlo porque no es mi naturaleza, pero no me pidas que sea nada más que un torrente de sensibilidad, dulzura, locura y pasión. No me pidas amor.

Disfruto de la vida sin más, es en lo único en lo que creo, en la vida. 

Si decides conocerme, quedas más que avisado cielo. Podremos vivir toda una aventura pero nada más. Dudo bastante que puedas enamorarme. Nadie puede ya.

Lo siento de verdad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario