Follow by Email

martes, 10 de julio de 2012



Me dejaron de querer un día, y me quede rumiando los restos de unos recuerdos que alimentaban mis ansias de estar con él. Intente tenerle de nuevo a mi lado, porque a pesar de no comprenderle, a pesar de no soportar saber que no me necesitaba, mi plena felicidad llevaba su nombre. Le quería tanto que estaba dispuesta a ser el último plato de su vida, le quería tanto que hubiese seguido amoldándome a sus condiciones una vida entera por un beso suyo. 
He llorado cada noche desde ese día, he soñado mil veces que venía a por mi de nuevo, he cavilado a cerca de mil posibilidades, he intentado ponerme en su lugar y he conseguido ver la situación desde mil ángulos diferentes. Por una vez me toca pensar en mí después de seis meses, al fin de al cabo él me dejo únicamente por pensar en sí mismo. Me ha quedado más que demostrado que no me ha querido, que no iba a volver nunca porque jamás me necesito. Por primera vez después de seis meses siento que lo único importante soy yo. 
Como me dijo David "Piensas que lo has hecho mal, que has ido hacia atrás, sin embargo has hecho todo lo contrario. Has sufrido todo lo que tenías que sufrir, has esperado ilusionada una respuesta que no ha llegado ni llegará pero siempre sabrás que diste hasta la última gota de esperanza, de esfuerzo, de lucha. Has dado pasos de gigante".

No hay comentarios:

Publicar un comentario