Follow by Email

viernes, 22 de junio de 2012



Ahora que lo pienso es cierto, hará cinco años me salvaste la vida, probablemente si tú no hubieses estado seguiría con él. Esa persona que podría haberme destrozado. Tú fuiste de los pocos valientes que nunca le tuvo miedo, nos siguió, te siguió y jamás te rendiste, nunca me dejaste por eso, aún sabiendo que era mucho peor de lo que jamás imaginaremos. La niña se había enamorada de alguien que le sacaba once años y de una vida complicada, la madurez y el engaño habían desorientado mi inteligencia. Quienes sabíais quien era, quienes le conocían se indignaban al ver como había perdido la cabeza por alguien así.  Tú como mi mejor amigo me reñías por mi desvarío, y en una de tus conversaciones surgió. Tuvimos que escondernos para evitar represalias y entonces se lo conté. Pasamos miedo, pero ahora que realmente soy consciente del peligro que corrí, ahora puedo decirte que probablemente te deba mucho más de lo que jamás hayamos imaginado, quizás no sea  ninguna salvajada reconocer que me salvaste la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario