Follow by Email

lunes, 7 de mayo de 2012





Sí algo he aprendido es que se debe pensar menos en las consecuencias y sentir más. Haz siempre lo que te apetezca cuando te apetezca y jamás te arrepientas de lo que has hecho, solo de aquello a lo que no te enfrentaste por miedo. Yo he prometido disfrutar sin pensar en nada más y por lo visto voy a divertirme.
¡Carpe Diem!

No hay comentarios:

Publicar un comentario