Follow by Email

martes, 20 de marzo de 2012

Lo pasamos bien mi vida. Contigo mordí esa rebeldía que tanto necesitaba, a tu lado me sacie de esa juventud ávida. ¿Recuerdas como nos miraba el mundo dados de la mano por Madrid? Eramos tanto con tan poco... El sincronismo de nuestro caminar, la química que contaminaba miradas cargadas de envidia... 
Encarcelarnos para saciarnos de ti, de mi, de nosotros. 
Me faltaron dosis de Rock&Roll para hartarme a tu lado, me faltaron noches de locura y volver colgada de tus brazos por las calles de Malasaña, sin más miedo que perdernos el rastro, sin más prisa que la de saciarnos de esa lujuria indecente. 
Nos falto dejarnos la voz en un concierto, bailar mirándonos a los ojos con "Love is a Laserquest". ¡Eh! ¿Te das cuenta de que eso hubiese sido una ironía de esas con las que solía acosarnos el azar? 
Me falto noches en Miño y despertarme con el sol dorando nuestras mejillas. Colmarnos de la inercia de una curva bien hecha y reír después, con los nervios agarrotando mis piernas. 
Atiborrarme de ti.
Pero eso estaba demasiado reñido con el calendario. Le otorgamos tanto caché que termino por devorarnos.
Todavía recojo cachitos de ilusiones y esperanzas rotas. Están guardadas con cariño por si acaso nos la vuelve a jugar el azar. Sabes que eramos su juguete preferido. 
Suena "Je t'aime... moi non plus", pero ya no es lo mismo, tú no estas aquí para quedarnos colgados en una mirada, no es lo mismo...




domingo, 18 de marzo de 2012

¿Te puedo contar un secreto ?
Me apetece demasiado devorarnos vivos, saciarnos de ese tú y yo tan nuestro, tan obsceno, tan sin reglas.
No te escandalices, ya sabes a lo que me refiero.
Pero shhhh es secreto.


jueves, 15 de marzo de 2012


La estrella de los tejados, lo más rock&roll de por aquí
los gatos andábamos colgados, Lady Madrid...

Más viciosa que ninguna, pero tan difícil de coger,
tuvo un piso en las alturas, "handle whit care".
Probaste fortuna con héroes de barrio y conmigo también,
algunos todavía dudan, si vas a volver...

lunes, 12 de marzo de 2012

Ya no existirá una dedicatoria de palabras salpicadas de cariño, ni un simple gracias por los segundos compartidos. No existirá un te quiero, ni un intente quererte. No existirá un guiño confidente ni una mirada cargada de libido. Algún fatídico día me verás y agacharás la cabeza o te cambiarás de sitio en la biblioteca, como ya sucedió una vez. Acelerarás el paso, huirás de esta loca que creía que había zarandeado el mundo agazapada entre tus brazos. Cerraste capítulo tan fácilmente que aun me sorprende tu huida. 
Hasta hace una semana tenía esperanzas puestas en ese "amor" en el que siempre creí. Hubiese apostado a que aparecerías de nuevo, aunque fuese solo por una despedida en condiciones, era lo mínimo que se merecía esta insensata a la que le gusta balancearse entre sus miedos. Materializaba ese momento. Creía ciegamente en el regreso.
Hoy estoy convencida de que no sucederá. Hoy ya tengo las respuestas a mis perseverantes cavilaciones. Hoy entiendo que puse esperanzas en ideales que creía materializados en ti.
No existió regreso, ni existirá. No todo el mundo es capaz de nadar a contracorriente. Solo los valientes se atreven a enfrentarse a las olas y solo las olas le permiten al temerario surfero que baile recogido entre su oleaje, disfrutando de una sensación intensa no apta para principiantes.

domingo, 11 de marzo de 2012

Soñadora e incontrolable, difícil e insoportable, pasional y alocada... Asumo mi culpa, lo complicado que puede ser entenderme y lo imposible que resulta domarme, pero así soy yo, alma en libertad atada a una sensibilidad que quizás te pide que le atiborres durante días de tu esencia, y eso da miedo. 
Leía las líneas de Charles Warnke y comprendo a aquellos que se han rendido ante mi, aquellos que han preferido dejarme volar a soñar a mi lado. Supongo que con Bukowski, Hemingway o Miller jamás me habría sucedido nada similar, quizás hubiesen huido despavoridos mucho antes, puede que nunca se hubiesen percatado de mi presencia. Bueno, ellos me permiten soñar tranquila mientras me embarco en sus pensamientos inmortales, en la mesa de cualquier bar con la excusa de un café. 
Estoy convencida de que hay que tener un don para comprender lo que pasa por la mente de una loca de mi condición, de alguien que odia los horarios y los patrones, los cálculos meticulosos, la vida saciada de reglas. Asumo que soy insoportable, que se le va a hacer.
Ahora me sacio de la delicia de ser libre, de poder pintar con lápices de colores donde me plazca, quedarme embobada con los libros de una papelería, cantar en alto "Help" o "Creep" de camino a la Universidad, quedarme absorta en mis pensamientos y con la mirada fija en cualquier destino, pensando quizás en como podría haberte hecho el hombre más feliz del mundo o lo bien que me sentaría ese vestido que nunca compraré. Me dejaré querer pero resulta toda una proeza enamorarme, y cada día la hazaña suma dificultad. Las experiencias me han hecho agnóstica. 
¿Te he dicho que me encanta Miller? Difícil elección, demasiado corazón. Creo que me quedo por aquí durante mucho tiempo...