Follow by Email

sábado, 29 de diciembre de 2012


Un buen libro, un café cargado o quizás un té, una pluma sobre la que abandonar mi subconsciente y escribir sin pensar, solo dejándome llevar por el trazo suave de mis pensamientos sobre el papel. Es una de mis innumerables adicciones, pero especialmente hoy tengo más mono que nunca, y sin embargo, tengo que estar aquí  frente al ordenador, mordiéndome las uñas por no poder disfrutar de pequeños fragmentos que endulzan el día. Aturullada con unos apuntes de una asignatura que me hace cavilar a cerca del delirio que hizo que eligiese esta carrera tan ajena a mi. Lo suficientemente terca para no rendirme, lo suficientemente fuerte para abandonarme a mis vicios. Una carrera de este calibre requiere todo el tiempo del mundo y más, pero necesito ser feliz al menos una vez al día. 
Me convenzo a mi misma de que solo queda un pequeño impulso, que estoy cerca del final, que seguramente este suicidio a la tranquilidad me guiará hacia algo que me apasione cada día, aunque parezca dispar, aunque parezca imposible. 
Hundiré de nuevo mi cabeza entre esos apuntes lejanos a mis sueños. Todo sea por poder engullirme de verdad en ellos lo antes posible. 

Las cosas especiales no necesitan bautizo para ganar importancia, tampoco necesitan celebraciones con las que demostrarlo, no lo necesitan porque no lo necesitamos para darle la relevancia que ya tiene. Eres más que una linda aventura, pero jamás serás un contrato. Los contratos siempre llevan letra pequeña para dejar cosas a medio decir.
Eres mi primer café del día, el perfume con el que empaparía mis sábanas cada noche, te cuelas entre mis sueños a menudo y ocupas mi mente mientras estoy lucida, y sin embargo, no hay nombres. Para que, no los necesitamos. Los nombres tienden a crear responsabilidades que no tendrían porque serlo, para nosotros no existe más responsabilidad que la de hacer trampas con el tiempo para vernos antes, que la de perdernos en una mirada mientras estamos juntos, la responsabilidad de una naturalidad que nace de la combustión de nuestra esencia.

domingo, 23 de diciembre de 2012


En ocasiones pensé que era complicado hacerme feliz. Hice análisis sobre mis rarezas y llegué a sentirme culpable. Alguna vez me reprocharon que pedía mucho demasiado deprisa. Lloré y me interrogue a mi misma en mil ocasiones. Las noches eran testigo de los laberintos de un subconsciente que luchaba por comprender su actitud. 

Dicen que el tiempo da y quita la razón. Por mi parte lo ha hecho. Me ha regalado las respuestas que necesitaba, me ha arrancado cualquier ápice de culpa y me acaricia con su existencia. Si me quejaba o estaba triste, si reclamaba atención era porque la necesitaba, porque sabía que eso tenía que nacer de la espontaneidad. Básicamente intuía que detrás de ese film había demasiados secretos de los que no fui ni seré consciente nunca, pero me alegra saber que no era yo. 
Hoy no necesito chillar atenciones, ni me agarro a una tristeza que desconozco producto de la falta de respuestas. Le miro y sé que no hay engaños, le siento cerca cuando le necesito sin ningún tipo de esfuerzo. Natural, espontaneo, un curioso flujo de energía, nuestra energía. 

viernes, 14 de diciembre de 2012


Me encantaba la sensación de llegar a Punta Umbría  El olor a playa que comenzaba a abrirse paso entre mis sensaciones más ansiadas del año. Aquel camino repleto de arboles y de escaso tráfico que me desvelaba que el regreso estaba cerca. El momento de aparcar y verlos a todos allí, esperando con esas ganas infinitas. Ese abrazo donde conseguían anular ligeramente mi joven respiración. Mi "tío" Francisco alzándome al cielo, en uno de esos movimientos bruscos que tanto me gustaban, ese cosquilleo que tantas carcajadas me provocaba. Ese pueblecito de casitas pequeñas y humildes, donde las puertas no se cerraban por si el vecino necesitaba pasar. Ese arte andaluz y el sabor a sardinas, a pescado fresco. El amor tan puro que unía a mi padre y a él. Si valoro la amistad es gracias a que ellos me enseñaron.

Las circunstancias de la vida provocaron que durante muchos años no se repitiese ese pequeño y deseoso viaje del año. Sin embargo siempre supe de las ansias de mi padre por volver con él, por disfrutar de esas tardes en las que ambos desaparecían para saciarse de la amistad que los unía. 

El año anterior al último, no pudo ir mi padre, no estaba en casa con nosotras. Mi madre decidió que iríamos las tres. Siempre guarde un estima especial por mi "tío",  supongo que admiraba esa alegría con la que vivía cada instante, al menos hasta donde yo podía ser consciente, al menos hasta donde nos dejaba ser consciente. Imagino que las malas caras, producto del dolor, las guardaba en sus contados encuentros con la soledad. Supongo que le aterraba que le viésemos mal.

¿Cómo no le iba a admirar? Admiraba su lucha y su buen humor a pesar de la enfermedad. Admiraba su arte, su gracia, sus ganas de no parar de hacer cosas. Admiraba sus ansias de vivir, ese espíritu contagioso que me enseño a sonreír ante las dificultades, ante el mundo. De él aprendí que es delito no sentir cada instante con esa supremacía inaudita. De él aprendí que un nuevo día enmascara las malas sensaciones de un día malo, que un nuevo despertar es un regalo que no debe despreciarse. De él aprendí a ser quien soy,  pero aquella tarde termino por ganarse una gran parte de mi corazón, que latera fuerte siempre que le recuerde. Yo estaba entre mis mundos, dibujando, escribiendo, imaginando mil historias. Entonces él se acerco a mi, alumbro mi timidez y se fijo en aquello que estaba haciendo. Después me dio uno de esos abrazos que solo sabía dar él y me dijo algo que recuerdo como si fuera ayer, a pesar de que solo era una niña. Así, en voz bajita para que no me sonrojase "Mi niña nunca dejes de hacer estas cosas que tanto te gustan, sé que puedes lograr tus sueños, sé que puedes llegar muy lejos, confío plenamente en ti. Tienes esa sensibilidad que te hará lograrlo."

Me dijo las palabras mágicas en un momento importante de mi vida. Curiosamente yo podía navegar en mis mundos, pero nadie se había fijado nunca de lo importante que eran para mi. Nadie se había percatado antes de cuanto necesitaba ese apoyo, solo él. Olvide durante años el verdadero significado de esas palabras, el miedo volvió a atraparme en las redes del fracaso, del pánico a no gustar, sin darme cuenta de que no podía gustarle a todo el mundo, y termine por hacer cosas que a la única que no le gustaban eran a mi, pero provocaba rápida admiración en el resto. 

Hoy tengo esas palabras mas clavadas que nunca, y te recuerdo aunque ya no estés. Te admiro más que antes porque he descubierto la peculiaridad de una personalidad admirable. Soy más consciente que nunca de que escasea esa capacidad de vivir y de apoyar a soñar.

Os echo de menos a todos y echo de menos esas noches en el chiringuito de aquella playa, con una guitarra de fondo y una sensación absoluta de felicidad.

Siempre vivirás en mis recuerdos. Lo conseguiré por ti.

domingo, 9 de diciembre de 2012


Creía que estaba contenta pero ayer me confirmaste que es una puñetera delicia, así, a lo bestia. Paseamos por Madrid, y el tráfico provoco que aparcásemos más tarde de lo que imaginábamos, sin embargo tu contagiosa paciencia te hacía sonreír como si nada.
Pasear a tu lado, disfrutar de Madrid embobada  con cada detalle y que tú me sonrías como orgulloso. En ningún momento me pones directrices, te gusto así,  distraída con las luces, con los escaparates, perdida en mis sueños. Te gusto así, emocionándome y pidiendo ayuda para los demás y sufriendo porque no puedo hacer nada.
Tu actitud bromista ante el mundo en general, disfrutando como dos críos sin ningún tipo de regla ni protocolo que no nos deje disfrutar ni ser nosotros mismos. Cenar a tu lado, rodeado de un mundo que nos sobra mientras nos comemos a besos con cada bocado. Ese nudo en el estomago al mirarte. Tanta perfección que duele.




martes, 4 de diciembre de 2012

Vale sí, lo reconozco, me haces arder, me enloqueces, y te empiezas a colar en mi sueños.
Vale sí, puede que tus características no tachen los muchos requisitos que creía, podían descongelar un corazón gélido, y sin embargo, consigues que me pierda en tu sonrisa. Puede que no me sorprendas con  un análisis intenso sobre economía, puede que no te interese la teoría de la relatividad, pero eres capaz de escuchar con paciencia mis mil inquietudes. Sé que solo tú podrías admirar con atención mi pasión absoluta por aquel libro que ha vuelto a robarme el corazón. Porque deseas aprender tanto como yo. Sé que a tú lado podré aprender mil curiosidades, porque no te amoldas a la monotonía, porque no te vale con caminar y ya, no, tú deseas saborear el viaje.

Sólo tu relajarías con paciencia mis arranques justicieros, o mi llanto escandaloso por que no entiendo una maldita actitud que debería darme igual. Admiro tu ansía por aprender, tu inquietud. Te admiro porque la inteligencia no se viste solo con conocimientos, eso es otra cosa, no menos importante, pero tampoco única. La inteligencia es lo que tú tienes. Esa capacidad de escuchar y después debatir tras haberte puesto primero en el pellejo de aquel que te habla. Inteligencia es tu capacidad de ver el mundo a 360 grados. Inteligencia es tu facilidad para analizar el mundo desde otros zapatos.

Esa capacidad de sentir desde lejos que te necesito y consolarme con un abrazo, sin maquillar, sin segundas intenciones. Ese don para regalarme una seguridad suprema.

Te encontraste un cuerpo vacío, repleto de heridas, machacado. Un cuerpo frío que, en lo que al  amor se refiere, actuaba únicamente por instintos, diversión y capricho. Mi tarea era enardecer mi ego tras una mirada inocente y una sonrisa picara, ellos se iban contentos creyendo que me habían engañado, pero sólo yo era capaz de controlar mi situación y la suya. Y entonces llegaste tú. 
Te conocí hace siete años pero por lo que fuere no podía cuajar en ese momento. Este verano el voluble azar nos hizo quedar. Era de esas situaciones que creía no pasarían jamás y supiste como llevar la situación para llegar a mi, poco a poco. 

Has conseguido ilusionarme, has conseguido que me pierda en tu mirada, has conseguido que me apetezca bajar de mi nube y  puede que me hayas devuelto una porción de un corazón abandonado. Ahora no me cuestiono porque lo hicieron trizas sin compasión, ahora solo me apetece atarme al cinturón de tu espalda y manejar espacio tiempo en un segundo, a tu lado.

jueves, 29 de noviembre de 2012


Aletargada, con un ojo abierto y el otro en proceso, repaso la redes sociales sin levantarme todavía de la cama (beneficios o no de las nuevas tecnologías). Como casi siempre nada que consiga cautivarme, hasta que aparece una foto subida por él. Una de esas personas con la que te une cierta pasión por aprender, por la lectura, por la cultura en general. No tengo claro si podría llamarle amigo, pero sé que podríamos llegar a ser inseparables porque ambos nos emocionamos con ese tipo de conversaciones fuera de lo convencional.
Se trata de una foto del manifiesto surrealista de Breton a la que añade unas líneas del mismo "Querida imaginación, lo que más valoro de ti es que no perdonas". Enseguida me muero de ganas de buscar ese manifiesto, de leerlo, de abastecer mi curiosidad, y gracias a las nuevas tecnologías me permito el lujo de hacerlo desde mi mullida cama, ahora con los dos ojos abiertos como platos. Empiezo a leer tranquila y mi pasión crece por segundos. Tengo que parar, me convenzo, me obligo. Mañana tengo una reunión importante, debo estudiar. ¡Maldita carrera insulsa! Me robas el tiempo para aquello que más amo.
Lo añado a esa lista con prisas que encabeza Nietzsche, me muerdo las uñas. ¡Qué ganas! Y que ganas también de un café con Ruben y si se añade Al ya puede ser pura droga para los sentidos. Eruditos edulcorados con una sensibilidad abismal, que hacen de una tarde cualquiera una fiesta sin precedentes.
Qué suerte la mía de poder contar con ellos en esta sociedad superflua.
Buena mañana de Jueves.

sábado, 24 de noviembre de 2012


-Si fuese un hombre enloquecería por una mujer así. Sensual, pero elegante y fina a la vez. 
-Opino lo mismo. Por eso me encantas tú.

Me haces sentir única y especial. Aceleras este corazón helado.
Me estas ganando y no es fácil, no es nada fácil.

martes, 6 de noviembre de 2012



Dos años han sido los que han separado mil momentos juntas. Dos años y mil anécdotas y mal entendidos. Dos años en los que hemos llorado cada una en su rincón, construyendo esa impenetrable barrera de orgullo, de un daño que forjo con ansía y rabia un muro entre ambas cada vez más alto. Un muro que acabo nublando la visión que nos hacía grandes. Un muro que termino por desvincularnos y hacernos inmunes a  la distancia que crecía entre nosotras, cada vez más grande, cada vez más imposible, cada vez más.

Cosimos con esmero un abrigo de ignorancia y reproches que solo daba más frío  Pensábamos que eso calmaría el dolor de un corazón entumecido, pensábamos inútilmente que daría calor y estabilidad, pero sólo genero más frío, un frío que, a largo plazo, acabo por congelar la amistad.

Y cuando pensábamos que ya no habría vuelta atrás, cuando creíamos que lo habíamos perdido para siempre, una frase me hizo recordar que nos queríamos demasiado. Que era mucho lo que habíamos vivido juntas y eso debía de ser suficiente para ser por una vez, sinceras la una con la otra.

Hoy hemos hablamos tras dos años. Hoy hemos dejado que ese corazón entumecido se desnude. Hoy hemos arrancado una a una, las espinas que creaban yagas infecciosas que, a pesar del tiempo, seguían matando la amistad. Hoy hemos dejado que la transparencia crease una atmósfera entre nosotras y no ha sido en vano, creo que no ha sido en vano, ojala no sea en vano.

Porque te quise y ¿sabes qué? Pues que te quiero.


viernes, 2 de noviembre de 2012



Quiero perder la cabeza contigo aunque seamos tan dispares, aunque seamos la antítesis  Tus defectos comienzan a convertirse en la mejor de tus virtudes, tus abrazos me dejan sin aliento, me hacen gigante .
Sabes conducir esta montaña rusa. Puede que sea madurez, no lo sé, pero cuando me entran mis arranques de histeria y de niña caprichosa sabes que son por inseguridades o miedos y lo apaciguas con una maestría asombrosa. Si comienzo a cabrearme consigues hacerme reír y entonces, como por arte de magia, se me olvida todo y reímos juntos. Estas logrando lo que consideraba imposible, y no sé el camino ni hacia donde va, solo sé que después de mucho tiempo has conseguido que crea en algo más allá de mi misma y mi pequeña burbuja, has conseguido que comience a creer en ti.

domingo, 28 de octubre de 2012


Pensaba que era diferente, no le conocía lo suficiente. Eramos amigos pero no tanto como ahora. Las circunstancias nos unieron mucho más. Él me ofreció todo cuando más le necesitaba, me escucho y me aconsejo, me ofreció su casa y consciente de mis limitaciones jamás dudo en compartir su generosidad conmigo. Me ha escuchado como pensaba que no era capaz de hacerlo y si alguna vez ha sido consciente de mi tristeza no ha dudado en presentarse en mi casa para estar a mi lado demostrándome que es infinitamente mejor de lo que aparenta ser tras esa coraza de timidez e incluso de altanería con la que se mueve por el mundo. Hoy es un día especial  porque cumple veintiséis años. Hoy es un día especial porque hace años nació una persona grande en mi vida, con la que espero seguir compartiendo aventuras y hazañas, borracheras y confidencias. Porque junto a él seguiré saciandome de Madrid y de nuestras aventuras y sudaremos tristezas y alegrías con cada paso. Porque estaré a tu lado cielo, porque te quiero y te querré por siempre, para siempre.
Incapaces de controlar instintos salvajes. La castidad resultaba indomable a escasos metros de su casa, donde la química los atrapaba en contorsiones deseosas de guerra. Todo daba igual. Nada era más importante que tatuarse a besos y arañazos, que colgarse el uno del otro secuestrados por una adicción sin limites.
¡ Házmelo!- gritaba- ¡Házmelo!.

Y cogió su pluma dispuesta a abandonarse a sus más sinceros impulsos. Un subconsciente que abrazaba cada trazado en el papel como enloquecido por un huracán de sensibilidad que bloquea las palabras, pero sin embargo, hechiza la escritura donde se desnuda a sus anchas. Sin más miedo que el de una mala puntuación o fallo ortográfico.

Así es feliz en su mundo de sueños y libros, en su juego de palabras desordenadas y sus matices. En las reflexiones de su día a día y sus análisis de los mil porque que invaden a menudo su innata curiosidad. Incapaz de abandonarse a la tranquilidad donde se siente segura pero infeliz.

Amante de la escritura real de Bukowski o Miller, de su tremenda obscenidad ante el papel.

Se niega a vivir de una forma lineal porque cree que la vida no debe ser más aburrida que las historias de los libros que tanto le gustan. Porque sabe que existe mundo más allá y le produce terror acurrucarse en una vida tranquila que deje de alimentar su singularidad. Porque cree firmemente que los sueños si pueden ser creados en la imaginación pueden hacerse realidad, por eso se niega por completo a la rutina. Quiere seguir soñando y vivir sus sueños y ante eso nadie podrá pararla jamás.

sábado, 20 de octubre de 2012


Parece una eternidad de aquello. Recuerdo como me hundí en una tristeza desconocida, una impotencia que aniquilaba mis ganas. Recuerdo como cerré mi corazón a cualquier sentimiento, como me sentí vacía  Recuerdo como cada noche al acostarme ansiaba besar sus labios y como espere día tras día un mensaje de vuelta. Venezuela consiguió calentar ligeramente un corazón helado, pero él seguía presente, demasiado presente. Así que, tomé una decisión radical. Preguntarle las cosas con una madurez pasmosa, solo quería absoluta claridad, entonces supe que todo iba por mi pero de una forma totalmente diferente a la que había creído siempre. Entendí que me olvidó deprisa, que no sentía la necesidad que tenía yo de él. Fue entonces cuando lloré por dentro con más fuerza que nunca, fue entonces cuando sentí una humillación sin limites al creer que de verdad todo había sido especial. Durante casi un mes desde ese día quedé en un estado de absoluta apatía, mis amigos preocupados por mí preguntaban que a que se debía esa tristeza que no me dejaba ser yo, y mi interior chillaba la palabra desilusión. Era una decepción profunda. Mi corazón había quedado desquebrajado por completo y lo llevaba a cuestas pero no lo sentía.

Es sábado, un sábado precioso. El cielo esta gris y yo estoy con mi taza de café escuchando "The Beatles" y entonces me doy cuenta de que estoy mejor. De que estoy mucho mejor. Me doy cuenta de que ya no sueño con que regresé de hecho soy consciente de que él es genial pero nunca me mereció. Hizo cosas por mi que siempre tendré presentes, me hizo muy feliz, pero prefirió perderme a dar la migaja mínima que merecía. No sé si fue miedo o que realmente no me quiso, no lo sé, pero sé que no pudo. Ya no le culpo, sus circunstancias le apalancaron o quizás no fue la historia preciosa que yo creía. Ya me empiezan a dar igual las causas, solo sé que me dejó y que prefirió perderme y hoy entiendo que puede que no pudiese hacer más. Intuyo que ahora es más feliz y con eso me vale, porque le quise, le quise de verdad.

viernes, 12 de octubre de 2012


Le siento colocar su pequeñita cabecita en mi regazo, hacerse mil huecos entre una cama no demasiado grande. Abro los ojos y allí están  mis dos tesoros durmiendo conmigo, y enseguida sé que la felicidad la componen esos pequeños detalles.

martes, 9 de octubre de 2012


No es tan fácil derretir un corazón congelado. Puedes provocar que palpite un poco más deprisa generando cierto calor, creando una pequeña adicción, pero al final, solo una personalidad de hierro, valiente, solo la inteligencia es capaz de hacer arder una coraza gélida.

domingo, 30 de septiembre de 2012

Serás un fotógrafo ejemplar y yo tu musa. Un deseo cubierto con las ansias de ambos. Solo me apetece verte de nuevo para devorarnos como hasta ahora, con esa maldita locura que nos une primero para abandonarnos después. Que nos recuerda que estamos vivos y nos deleita con la incertidumbre de porque no somos capaces de dejarlo para mañana.


Ayer llovía y comenzaba a recordar que antes no asimilaba ese fenómeno sin su recuerdo. Supongo que mis sentidos se ataron a él aquella noche en su cuarto, desnudos mientras nuestras respiraciones aceleradas quedaban vagamente cubiertas por el tintineo de la lluvia contra el cristal. Creo que desde ese día decidí de forma inconsciente, que daría cada gota de esfuerzo por seguir disfrutando de lo que consideraba, sin ningún tipo de exageración, magia. Podría decir que mi subconsciente quedo totalmente hipnotizado por ese maldito instante.

A pesar de aquella especie de atolondramiento en el que quede sumida tras aquel día, a pesar de aquello, fui capaz de darme cuenta, desde el instante 0 de la razón que provocaría que no funcionase. Desde ese preciso momento en el que por primera vez le observé mirar con cierta ansía el reloj de pared. Podría haberme dicho un sencillo -tengo prisa-, pero aquello iba más allá, eran unos nervios que le nacían desde dentro. El tiempo importaba demasiado porque era la barrera que le garantizaba el control que tanto le gustaba. Dejarse llevar no sonaba tan bien en su caso. Suponía terror a perder demasiadas cosas, un terror supremo a algo inexistente, pero al final era su lícito e irrefrenable miedo. Pero yo siempre fui demasiado terca para rendirme ante la realidad, siempre fui demasiado inconsciente de una verdad ante la que decidí no rendirme hasta que acabo por machacarme.

El blog se acabo convirtiendo en mi mejor amigo. Un psicoanalista del yo con el que conseguía profundizar en mis sentimientos más ocultos para afrontarlos y hacer terapia, pero que, al contrario de lo que pensaba, termine convirtiendo en la esperanza con la que desesperadamente buscaba que abriese los ojos, con la que ansiaba que fuese capaz de sentir bajo mi piel aquello que tantas veces intente hacerle comprender.

Hoy sé que la vida son momento, hoy sé que no era el nuestro y que seguramente no lo hubiese sido jamás.

Él un niño asustado que confundía compromiso con cadenas, un niño que creía que el amor tiene que alejar necesariamente de la juventud. Yo, demasiado correcta y formal, pero a la vez alocada y desvergonzada. Siempre estaremos en momentos dispares porque somos muy diferentes y nunca quisimos verlo.

Creo firmemente que podría haber sido una de esas historias de amor de pelicula si no hubiesemos sido tu y yo. Puede que hoy tenga que dar gracias a tu racionalidad que no sólo te freno a ti, también me freno a mi. Gracias a ella una pizca de cordura mantuvo el enamoramiento en lista de espera. Solo me obsesione porque consideraba injusto no darnos la opotunidad de vivir algo que se vislumbraba mágico. Me daba rabia ser testigo de la absurdez de la nauraleza humana., en raras ocasiones el tren pasa dos veces y nosotros al verlo pasar nos agazapamos de miedo.

Llevaba razón el día que te dije que yo estaba hecha de otra pasta. Necesitas a alguien que sea feliz aunque sea amoldándose a tus necesidades o alguien calculador y astuto que no tenga reparos en llevarte a su terreno utilizando mañas de dudosa moral. Pero yo jamás fui conformista, ni tampoco de esas a las que le guste poner cadenas a los sueños de otros. Pienso que esas cosas pasan con absoluta naturalidad si no se razonan, sino, no es amor. Atarse a alguien es un compromiso con la libertad y una simbiosis de los sueños de dos.

Hoy sé que eramos polos opuestos luchando por convertir el uno al otro. Hoy sé que me quisiste de verdad, igual que yo a ti. Hoy sé que nunca te habría hecho feliz, el huracán de mi personalidad hacia enloquecer tu carácter mas tranquilo y costumbrista, pero quizás tuvimos razón en algo, siempre fueron acacias amarillas.

martes, 18 de septiembre de 2012




Baño ardiente, deseos de lujuria sin precedentes y una seguridad sin limites. 
 No te molestes, no te espero. Estoy en la habitación del fondo entregándome a la bella impudicia. Si quieres te puedes unir, será divertido.

domingo, 16 de septiembre de 2012


Todavía me sorprende lo que pude sentir. Todavía me asusta ser consciente de que me obsesione demasiado. Todavía enloquezco con la idea de que hubiese pisoteado un millón de veces mi dignidad por una mínima muestra de amor. Todavía me asusta y decido refugiarme en mi nube.

Será que no entiendo como un día no imaginas la vida sin ver sonreír a esa persona y de repente deja de ser todo para ti para convertirse en una experiencia y ya. Será que no lo entiendo. Supongo que por eso me he vuelto terriblemente escéptica. Supongo que por eso soy tan feliz en mi burbuja. Viviendo enamorada de mis libros, y de las sorpresas que esconden tras sus páginas. Regalando a mis oídos ese genero musical que cada día más se adhiere a mis entrañas convirtiéndola en una filosofía de vida, ese rock desde Elvis y Chuck Berry hasta Radiohead o Sigur rós, pura droga para mis sentidos. Escribiendo pensamientos con los que desahogar esta locura desmedida. Los abrazos de mis amigos y mis trastadas improvisadas jugandome alguna que otra venganza. Descargas de adrenalina en garitos del centro bailando sin prejuicios ni vergüenzas  Conversaciones eternas. Café y "galgucias". Pasión sin nombre ni responsabilidades, tú.

No, no me apetece bajarme de mi nube idílica. Desde aquí nadie me hace daño y puedo seguir recomponiendo mis pedazos. Desde aquí no tengo vértigo.

domingo, 9 de septiembre de 2012


Hacía mucho que no escribía, al menos mucho para mi. Necesitaba alejarme de cualquier pensamientos reiterativo que acercase mis líneas a otros momentos.
Acepte que a veces no vale con darle a alguien todo en un instante, con ofrecerle tus esperanzas y tus sueños. Acepte que me confundí. Acepte que en ocasiones ciertas opiniones tienen sentido y no están bañadas por sentimientos envidiosos. 
Todavía me duele la decepción pero comienzo a respirar.

La autenticidad no se ciega por reflejos de banalidad. 

miércoles, 22 de agosto de 2012

Carta a los atrevidos.


Puede que lleves razón, puede que tenga cara de buena, pero hazme caso, no te miento cuando digo que es mejor que no te acerques a mi. Solo podré romperte el corazón. No quieras que te quiera, no sé hacerlo. Me dejé el corazón tirado por ahí. Creo que no quiere venir conmigo. Creo que todavía no ha olvidado. 
Estoy vacía cielo. Soy un cuerpo que disfruta de la vida sin reparos, pero no siente. Nunca haré daño si puedo evitarlo porque no es mi naturaleza, pero no me pidas que sea nada más que un torrente de sensibilidad, dulzura, locura y pasión. No me pidas amor.

Disfruto de la vida sin más, es en lo único en lo que creo, en la vida. 

Si decides conocerme, quedas más que avisado cielo. Podremos vivir toda una aventura pero nada más. Dudo bastante que puedas enamorarme. Nadie puede ya.

Lo siento de verdad.


sábado, 18 de agosto de 2012


Hoy es un día especial, hace años nació alguien que durante nueve meses consiguió hacerme feliz e infeliz a la vez, consiguió ilusionarme y desilusionarme, consiguió que hasta ahora, cruce la linea del amor y del odio constantemente.  Consiguió lo más importante para mi; me hizo sentir, vibrar, para bien o para mal y no hay nada que me guste más en este puto mundo que eso, sentir que estoy viva.

Lo celebraré por ti pero no contigo, lastima. Un buen trago de Jack Daniel's a tu salud. 

Felicidades para mi! Felicidades para ti, cielo.



domingo, 12 de agosto de 2012


No dejó de cuidarla ni un solo segundo, de tratarla de forma única, de idolatrar sus movimientos y ensalzar su belleza. Que ella disfrutase era el principio y fin de cada nuevo acto de pasión, verla disfrutar era para él todo un deleite y después cubrirla en un baño de besos y caricias con el que calmar esos movimientos gatunos que le hacían enloquecer.

jueves, 9 de agosto de 2012


Una vez pude disfrutar de un cielo limpio y lleno de estrellas, fue a su lado y fue uno de sus enormes regalos.   Hoy lo hablaba con un amigo, mientras manteníamos esas charlas tan raras que a los dos nos gustan y recordaba que una vez pude vivir ese instante mágico con él, en Miño. Ese instante especial que vivirá inmortal en mi retina siempre que quiera regocijarme en su recuerdo.

miércoles, 8 de agosto de 2012


Sus manos huelen a él, cierra los ojos mientras sorprendida respira su aroma.
Siente miedo y se estremece con un terror que acobarda pero a la vez hace vibrar. Nunca le gustó la linealidad, le apasiona vivir en una montaña rusa, sentir que esta viva aunque el pavor asfixie sus vísceras dejándola sin aliento, arrancando sus estímulos. 
La escena del día anterior carecía de romanticismo sin embargo fue él quién consiguió embellecer el acontecimiento con absoluta delicadeza, galantería y generosidad dotando al instante de cierto caché de especial. 
Ella vibraba de absoluto frenesí entre sus brazos, se colgaba de su piel arañando cada poro con locura incondicional y se abandonaba a él, salvaje, absorta, rendida ante su presencia. Él la miraba con encanto desmedido, de una forma transparente que solo provocaba que ella ganase en confianza y tranquilidad. Y sucumbió a sus ansias mientras un huracán de sensaciones se apodero de ambos para culminar en una lluvia de gemidos que dotaban de más placer si cabe al momento.
La miraba después, esperando a que ella fuese capaz de recuperar un cuerpo ahogado en mil sensaciones. Cuidándola con devoción y cariño, acariciando su cuerpo desnudo, protegiéndola de cualquier pensamiento malicioso. Admirando el acto de pasión vivido hacía unos minutos, enardeciendo sus egos y aplastando por un segundo cualquier migaja de miedo.

lunes, 6 de agosto de 2012

Ahora que he conseguido entenderme con ellas estoy deseosa de una. Quiero una bicicleta de paseo. Me imagino yendo a la Universidad en una de ellas, ganando minutos de vida.
Me apetece poder salir a distraerme y olvidarme de todo lo malo mientras gano velocidad sobre sus dos ruedas. 
Sería perfecta si tuviese una cestita donde llevar mi último libro para sentarme en cualquier parque a sumergirme en la aventura literaria y soñar.

Acariciaban una timidez que les mantenía cohibidos, como dos niños inexpertos que no saben muy bien las reglas de un juego en el que no saben si aventurarse. Deciden tomas las riendas con maestría forzada y enseguida una química poderosa machaca la vergüenza hasta destruirla y tornarla inexistente. Se olvidan por completo de donde se encuentran, de si están o no solos, se para el tiempo para devorarse sin miedo. Se ahogan en una respiración acelerada producto de una pasión desenfrenada que ha suicidado cualquier rastrojo de racionalidad, solo quieren engullir sus ansias, acariciarse y comerse como dos locos. Existe complicidad y esta misma los envuelve en una nube de perfecta indiferencia hacia cualquier otra cosa que no sea la de seguir dando riendo suelta a esa concupiscencia desbocada. Él la rodeaba haciendo que se sintiese tremendamente protegida, consiguiendo así que se abandonase a esa demencia que provocaba movimientos felinos ante los que no podía controlarse, un baño de lujuria y dulzura que lo dejo deseosos de mas, esa tregua que alimentaba la tentación convirtiéndola insostenible.

miércoles, 25 de julio de 2012


Se terminó para siempre, este maldito juego en el que al final me metí yo sola, en el que seguramente moví fichas impulsada por el sentimiento desgarrados que me creaba la nostalgia de ti, la añoranza, la necesidad de tu necesidad. Nunca existió esa complicidad que con poderosa imaginación construí en mis recuerdos, nada existió más allá de mi talentosa creatividad romántica, de una soñadora que se alimentó de la sensación individual que alimentaba mis vísceras, que creyó tus "te quiero" por encima de cualquier hecho demostrable.  Ahora me siento ridícula por haber luchado por encima de mis principios, por masticar mi dignidad con tal de digerir una nueva esperanza, por darlo todo. 
Por fin asumo que todo lo que creí era producto de mi obstinada carencia de aquel que me robo el corazón para abandonarlo a su suerte.
Lo asumo del todo, por fin estará libre de mí, se terminó. 
Siento las molestias, quizás creí que una vez estuve en lo cierto contigo y necesite luchar hasta ser realmente consciente de que estaba totalmente equivocada, tanto como tú.
Me marcho.

domingo, 22 de julio de 2012


Me encanta esa sensación de no tener miedo a nada, ese atrevimiento, esa decisión. Comienzo a llevar el control y me encanta. Se termino mi paciencia, no pienso esperar por nadie ni ser para nadie. 
Me lo voy a pasar bien, lo intuyo.

sábado, 21 de julio de 2012



La mujer de hielo es consciente por fin, de que es capaz de manejar la situación que quiera como quiera. Solo son necesarios unas dosis de erotismo dulzura inteligencia y control para lograr sus objetivos, ahora nadie podrá con ella, ahora ella podrá con todo.
Hedonismo

miércoles, 18 de julio de 2012

lunes, 16 de julio de 2012


"Muchas veces perder el equilibrio por amor es parte de vivir una vida con equilibrio"



" Todo empieza cuando el objeto de tu afecto te inyecta una fuerte y alucinogena dosis de algo que nunca te has atrevido si quiera a admitir que querías. Un emotivo chute de amor y emoción descontrolados. Pronto empiezas a ansiar esa atención con el mono de una yonki. Cuando te la deniegan, enfermas, enloqueces, por no hablar del resentimiento que sientes hacia el camello que te enganchó y que ahora se niega a pasarte tu droga."


domingo, 15 de julio de 2012


Acariciaba su pelo, besaba su frente, esos hoyuelos que tanto le gustaban.
La miraba como embrujado por una fuerza desconocido quedando por unos segundos aletargado en otra dimensión. Un nudo en el estomago que le hacía sentirse vivo, por un momento mil besos no resultaban suficientes. 

jueves, 12 de julio de 2012

¿Me prestas tu camisa? 
Necesito tu olor para ser capaz de conciliar el sueño.


Siente que el miedo a ser encarcelada presiona sus pulmones hasta dejarlos sin aire, siente pavor de que vuelvan a encerrarla en una jaula y de que cuando coja confianza le despellejen sin compasión y la abandonen a su suerte sin más miedo que el de una soledad y una necesidad terrorífica de aquel que no ha tenido piedad en destrozarla. Siente tanto miedo que huye y vive de una libertad que le amuralla los sentimientos.
Siente que es imposible sanar un corazón tupido de heridas. Pero es feliz en esa libertad fingida que da más alas que nunca a sus capacidades y sus sueños.
No volverán a desquebrajar sus sentidos y desde luego no volverán a matar a su razón.

martes, 10 de julio de 2012



Me dejaron de querer un día, y me quede rumiando los restos de unos recuerdos que alimentaban mis ansias de estar con él. Intente tenerle de nuevo a mi lado, porque a pesar de no comprenderle, a pesar de no soportar saber que no me necesitaba, mi plena felicidad llevaba su nombre. Le quería tanto que estaba dispuesta a ser el último plato de su vida, le quería tanto que hubiese seguido amoldándome a sus condiciones una vida entera por un beso suyo. 
He llorado cada noche desde ese día, he soñado mil veces que venía a por mi de nuevo, he cavilado a cerca de mil posibilidades, he intentado ponerme en su lugar y he conseguido ver la situación desde mil ángulos diferentes. Por una vez me toca pensar en mí después de seis meses, al fin de al cabo él me dejo únicamente por pensar en sí mismo. Me ha quedado más que demostrado que no me ha querido, que no iba a volver nunca porque jamás me necesito. Por primera vez después de seis meses siento que lo único importante soy yo. 
Como me dijo David "Piensas que lo has hecho mal, que has ido hacia atrás, sin embargo has hecho todo lo contrario. Has sufrido todo lo que tenías que sufrir, has esperado ilusionada una respuesta que no ha llegado ni llegará pero siempre sabrás que diste hasta la última gota de esperanza, de esfuerzo, de lucha. Has dado pasos de gigante".

viernes, 6 de julio de 2012


Mente depravada. Quizás se deba a mi obsesión por la literatura de Miller, puede que sea debido a las genialidades de David o quizás sea parte de mi esencia. Yo soy yo y mis circunstancias y me encanta, me encantan. 

miércoles, 4 de julio de 2012

"A donde me ha llevado este orgullo
Siempre escondiendo lo que siento.
Todas las heridas que me han hecho, 
Viendo siempre como sangran
 para dentro, para dentro."

lunes, 2 de julio de 2012

domingo, 1 de julio de 2012

Viva el verano, viva mi locura, viva mis circunstancias por complicadas que sean.
Viva el tiempo libre y la sensación de ¿Ahora qué hago?
Viva los cafés infinitos, sin horarios, sin miedo.
Viva quien se atreva conmigo, viva quien me huya.
Viva los libros con olor a viejo mientras te arde la nuca al ras de un césped fresquito.
Viva los pequeños detalles. 
¡Viva la vida!

viernes, 29 de junio de 2012



Estas lejos, muy lejos, y sin embargo sigues pendiente de mi, de mis alegrías y de mis infortunios. Me riñes cuando hago algo mal y te emocionas como nadie cuando me va bien. Quiero verte ya. 

miércoles, 27 de junio de 2012

Que pena que tus cabales te mantengan siempre en ese aletargamiento, que pena que no te poseas de la locura de disfrutar y perder la cabeza de vez en cuando, que pena que no podamos ser la mezcla perfecta de "sex drug and rock and roll". Una destrucción mutua que nos mantenga en vilo, en la cuerda floja. Una sensación de éxtasis que nos lime las vísceras, que nos erice la piel, un vértigo que asusta pero sin el cual la vida sería demasiado aburrida. 
Sueña mientras vivas, haz realidad tus más ilícitos deseos. No esperes a que exista un momento adecuado, te arriesgas a perder la vida en un instante.

Laying close to you
Feeling your heart beating
And I'm wondering what you're dreaming
Wondering if its me you're seeing
Then Ikiss your eyes
And thank gof we're together
I just wanna stay with you in this moment forever
Forever and ever



"Estoy desnuda al amanecer en este último piso abuhardillado, no sé si ponerme a 100 o darme una tregua en el lavabo. No tengo dinero para el tren que me lleva a tu barrio, necesito aire en el pulmón del cielo de tus labios."